21 sep 2020

Ir a contenido

FESTIVAL DE VERANO DE BARCELONA

'Tata mala', un ritual purificador en el CCCB

Enric Montefusco, exlíder de Standstill, se estrena como director teatral con un montaje pluridisciplinar y "catártico"

Marta Cervera

Algunos de los 30 integrantes del equipo de ’Tata Mala’ en una imagen promocional. 

Algunos de los 30 integrantes del equipo de ’Tata Mala’ en una imagen promocional.  / ALBERTO GAMAZO&RAFA CASTAÑER

Hallar un lenguaje que llegue a todo tipo de personas es el reto que el polifacético Enric Montefusco se ha planteado con 'Tata Mala'. Tras varias colaboraciones con diferentes artistas al margen de la música, el líder del desaparecido grupo Standstill se ha puesto al frente de un proyecto escénico híbrido que reúne a la especialista en danza y 'performance Sonia Gómez, el dúo de teatro-danza loscorderos.sc, los 23 miembros de Falcons de Barcelona, expertos en hacer figuras humanas, y el ilustrador Rafa Castañer. Junto a ellos trabajan Ramon Rabinad, batería; Pere Jou, cantante de Quart Primera, y el violinista Aleix Puig. La propuesta se puede ver en el Centre de Cultura Contemporània (CCCB) hasta el día 10.

"He cogido todo aquello que me interesa del teatro posdramático y le he sumado otras cosas que me sirven para comunicar", explica Montefusco, responsable del montaje. "Intento crear un lenguaje que conecte con cualquiera. De ahí la suma de tantas cosas y de la cultura popular que llega a través de gente como los Falcons, un grupo similar a los 'castellers', solo que en lugar de hacer torres crean otras cosas impresionantes". El proyecto es una coproducción entre el Grec y la Fira del Mediterrani de Manresa.

CRUDEZA Y HUMOR

La obra narra a través de un texto de Diana Bandini crudo pero con toques de humor la dura experiencia de una mujer que, de niña, vivió un triste episodio familiar. La historia se desarrolla tanto a nivel narrativo o consciente, a través del texto, como simbólico, a través del movimiento y la ilustración. La música, que sirve de nexo entre ambos mundos, cuenta con seis canciones que formarán parte del nuevo disco de Montefusco, el primero de su nuevo etapa tras la disolución de Standstill el año pasado. "La música ejerce como el coro de la tragedia clásica griega", precisa. "Las canciones ofrecen otro nivel de lectura".    

'Tata mala' está concebido como un ritual para superar cosas que nos provocan dolor y miedo. "En el fondo, la obra es una reflexión sobre el bien y el mal. Es un ejercicio de purificación para superar una serie de males que la autora explica". La intención de Montefusco es crear un espectáculo tan catártico como "terapéutico". Y para ello necesita tener al público cerca, a fin de que no se pierda detalle de lo que ocurre en escena, en especial los dibujos que Rafa Castañer va realizando en el suelo durante la función.