Víctima o verdugo

En 'El método 15/33', de Shannon Kirk, unos secuestradores encierran a una adolescente que les traerá problemas

Víctima o verdugo

GUARINO

Se lee en minutos

Lisa, una joven de 16 años con una mente prodigiosa y embarazada precozmente, es secuestrada por una banda que suministra a sus clientes bebés adoptivos de la forma más salvaje e innoble imaginable. Encerrada en una celda esperando a que su embarazo llegue a término, el destino de la chica parece escrito.Pero desde el mismo momento en que ha sido secuestrada, está clasificando todo lo que ve, oye, palpa o toca como posibles recursos para sobrevivir. Y sus secuestradores no lo saben, pero ella es el verdadero peligro. 'El método 15/33' (Ediciones B) es otro libro con argumentos para subirse al tren del verano del 2016. De nuevo una primera novela de una profesional en otro ámbito, en este caso la jurista norteamericana Shannon Kirk, amante del 'thriller' pero también lectora fervorosa de Gabriel García Márquez.

Parece que haya una cierta demanda para libro con protagonistas femeninas al estilo de Lisbeth Salander. ¿Quizá se sienten las lectoras identificadas con estas mujeres vengativas?  "Es posible que haya una demanda de historias con una característica en común, que una mujer, o un hombre, tomen control del caos. ¿Quizá tenga que ver con que el mudo real está totalmente fuera de control? -nos responde por correo electrónico, y se pregunta, Kirk- Y cuando nos llegan historias horribles de violencia contra niños, sí, creo que en mucha gente, y por supuesto en mí misma, hay algo que desea que dejemos el planeta libre de este virus. Así que quizá la ficción nos satisfaga esta necesidad". Por si es necesario, Kirk añade: "Se lo digo: amo a Lisbeth Salander".

En muchas novelas negras, o historias de criminales en serie, la mujer es una víctima pasiva. La intención de Kirk, como de otras tantas autoras, es revertir ese esquema: "Quería poner a un personaje en la situación más vulnerable posible; la de una adolescente embarazada. Pero quería que la vulnerabilidad fuese del 100% en el terreno de lo físico, y del 0% en el de lo mental".  

Shannon Kirk no tiene ningún inconveniente en clasificar su libro como un exponente del 'thriller psicológico', la tendencia que está ganando terreno en el mercado a la novela negra clásica. "Si le llamamos solamente 'thriller', el lector esperará más acción y menos inmersión en la mente del protagonista. Yo escribí 'El método 15/33' con la esperanza de sentar al lector en primera fila del proceso mental de un psico/sociópata clínico puesto en cautividad", responde. Aunque le podríamos poner aún otro calificativo. Si Andy Weir admite que su 'El marciano' es una especie de 'McGyver espacial', 'El método 15/33' podría ser un 'thriller-McGyver'. "Sí, por supuesto -responde la autora-. Me encantaba McGyver, y la ciencia, y cómo puede ser utilizada en el día a día para solucionar problemas". 

UN ARMA LETAL

Noticias relacionadas

La mente de Lisa la convierte en una arma letal: es capaz de desconectar y conectar a su voluntad la capacidad de emocionarse, todo lo que ve lo convierte en cifras y magnitudes... "No conozco ningún perfil psicológico que cuadre exactemente con sus características. Estudié los atributos reales de psicópatas o sociópatas, y las investigaciones sobre cómo, en privación de un sentido, los otros se convierten en supersentidos, pero la verdad es que me tomé la licencia de crear un personaje con una mente que, en mi opinión, sería fantástica", admite la escritora. Aunque en el libro hay otra a explorar, la del policía que investiga las desapariciones de adolescentes embarazadas. "Uno de mis libros y películas favoritos es 'El silencio de los corderos'; me fascina cómo Hannibal entra en la mente de la agente Starling, y me gusta saber el pasado de ella y cómo ha hecho de ella ese tipo tan especial de agente que es", apunta la novelista.

¿En qué puede convertirse Lisa en el futuro? Al final del libro hay algunas pistas que indican que su recorrido aún no se ha acabado. Y, efectivamente, Shannon Kirk explica que ya trabaja en una segunda entrega. Y no, esto no se trata de un 'spoiler' indeseable. La autora decidió que desde la primera página, el lector supiese que Lisa iba a sobrevivir. "Los primeros editores que leyeron el texto no estaban de acuerdo con ello. Pero no es de eso de lo que va el libro. Leer la historia de una adolescente embarazada es algo duro, y no quería que el lector leyese con el corazón en un puño, aterrorizado de la primera a la última página, sino proponerle el suspense por otro lado".