CONFLICTO PATRIMONIAL

Presión social para mantener las obras de Sijena en Catalunya

La Plataforma d'Entitats Culturals insta al Govern a no acatar al decreto de ejecución provisional de devolución de las piezas

Miembros de la Plataforma d’Entitats Culturals y representantes de algunas instituciones adheridas, en la presentación del manifiesto.

Miembros de la Plataforma d’Entitats Culturals y representantes de algunas instituciones adheridas, en la presentación del manifiesto. / ACN

Se lee en minutos

El litigio que enfrenta a Catalunya Aragón por las obras de Sijena abre un nuevo frente: el de la llamada sociedad civil.  Particulares  y entidades que, agrupados en la Plataforma d’Entitats Culturals, instan a la desobediencia u obediencia, depende de cómo se mire. Los firmantes del 'Manifest en defensa de la unitat de les col·leccions del Museu Nacional d’Art de Catalunya i el Museu de Lleida', que han presentado su escrito este martes en el MNAC, piden a la Generalitat que "active con urgencia los mecanismos, jurídicos, legislativos y administrativos que le brinda el Parlament, el Estatut, y las leyes catalanas de Museus (1990) y de Patrimoni (1993)" para que los 97 objetos procedentes del monasterio de Santa Maria de Sijena y comprados legalmente por la Generalitat y el MNAC entre 1983 y 1994 no salgan de su emplazamiento actual (el Palau Nacional y el Museu de Lleida).

El manifiesto es una respuesta al decreto de ejecución provisional de devolución de las piezas que expira el 25 de julio, decreto ordenado después de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Huesca que declaraba nulas de pleno derecho las tres compraventas. Según el decreto, las piezas deben volver a Aragón mientras sigue el proceso legal de recursos a instancias superiores. ¿Cumplir la resolución o acatar la ley catalana que obliga a la Generalitat a defender y mantener la unidad del patrimonio? Este es el dilema al que se enfrenta el 'conseller' de Cultura Santi Vila.

EL PEOR DE LOS ESCENARIOS

Los portavoces de la plataforma, reunidos con Vila tras la presentación del manifiesto, afirman que la Generalitat les ha transmitido la intención de cumplir la ley catalana hasta las últimas consecuencias, lo cual supone no cumplir la resolución judicial y no devolver las piezas ni que sea provisionalmente. Desde la 'conselleria' confirman la plena "sintonía y complicidad" con la Plataforma, y aseguran que "agotarán todas las vías" para "evitar el traslado de los bienes". De lo que nadie habla es de cómo afrontar el peor de los escenarios: que las obras se queden donde están y el juez envíe a la policía judicial a buscarlas. Algo que podría pasar pero que todo el mundo quiere ver como "difícil de imaginar".

Te puede interesar

El manifiesto suma ya unas 700 adhesiones a nivel individual, y 70 entidades, entre ellas Òminium Cultural y la ANCel Ayuntamiento y la Diputació de Lleida. El consistorio y la diputación barcelonesas no se han adherido poro sí han aprobado mociones de apoyo; además la Comissió de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona resolvió el martes aconsejar la no devolución de las piezas que custodia el MNAC en la próxima reunión del patronato del museo, del que también forman parte la Generalitat y el Ministerio de Cultura.

Este litigio nada tiene que ver con los otros dos que mantienen Aragón y Catalunya, el histórico por las por las 113 obras de arte sacro de la Franja y el que afecta a las pinturas de la sala capitular de Sijena custodiadas por el MNAC.