Ir a contenido

ESTRENOS DE LA SEMANA

Cómo filmar la anorexia

El trastorno alimentario es el punto de partida de 'Mi 'perfecta' hermana', el aplaudido debut en el largometraje de la cineasta sueca Sanna Lenken

Juan Manuel Freire

Sanna Lenken, directora de Mi perfecta hermana.

Sanna Lenken, directora de Mi perfecta hermana.

"Escribe sobre lo que conoces", se dice en los talleres de narrativa. La directora y guionista sueca Sanna Lenken adoptó el lema a rajatabla para su primera película, 'Mi 'perfecta' hermana', recién llegada a nuestras salas comerciales después de llamar la atención en festivales como la Berlinale del 2015 (de la que salió con un premio y una mención especial) y, hace unos meses, el D’A de Barcelona.

Si esta ópera prima (que no lo parece) parte del problema de anorexia de la hermana mayor de su protagonista es, explica lenken, "porque yo misma la sufrí cuando era adolescente y sabía que no estaba sola en esta experiencia. Quería hacer esta película porque la anorexia es muy común y, sin embargo, no se ha contado en muchas películas antes".

Una investigación de la filmografía sobre la anorexia devuelve pocos títulos destacables; quizá el más visto sea el telefilme de 1981 'Una hija casi perfecta' (curiosa cercanía con el título español del filme que nos ocupa), cuyos tráilers no inspiran confianza. "No la he visto", dice la directora. "No he visto una sola película buena sobre anorexia. Solo algunas películas americanas bastante malas".

FRATERNIDAD ENTRE HERMANAS

Pero definir 'Mi 'perfecta' hermana' como "película sobre la anorexia" sería reducir el campo de acción de un drama que dibuja de forma elegante, sin necesidad de alzar la voz, el complicado mapa de las relaciones entre hermanas. "Para mí es una historia sobre ayudar a alguien a quien quieres. Creo que la historia se vuelve más universal al estar contada desde la mirada de la hermana pequeña [y no de la mayor, la enferma de anorexia]".

Para conseguir la naturalidad buscada, Lenken ha contado con dos actrices sorprendentes. La hermana pequeña, Rebecka Josephson, no parece actuar, simplemente existir. "Me llevó casi un año encontrarla. Hice tantas audiciones... Mi directora de cásting recibió una recomendación y la encontré solo un mes antes del rodaje". La hermana mayor, Amy Deasismont, es más conocida en Suecia como la estrella del pop Amy Diamond, pero posee el rol con tanta fiereza que rápidamente olvidas toda su carrera pasada. "Yo quería a alguien desconocida, pero Amy se presentó y, en fin, era fantástica, así que se quedó el papel".

No esperen escuchar sus alegres temas pop acompañando estas imágenes de desolación familiar: en lugar de eso tenemos la banda sonora minimalista de Per Störby Jutbring (cuya banda New Tide Orquesta es favorita de la directora) y, en un momento de clímax, el elevador a la par que demoledor 'Says' de Nils Frahm.

CINE PARA HABLAR

Antes de su prometedor debut en el largo, Lenken había entrenado como directora con una serie ('Dubbelliv', no escrita por ella) sobre lo que supone pasar por una separación parental cuando eres niño. "Tanto la serie como la película son dramas intensos y eso me gusta. Me gusta llorar, reír y dejar el cine con ganas de hablar".

Espera que su película, de notable potencial pedagógico y terapéutico, se discuta en los colegios, "a partir de los 14 años", pero en particular entre las familias: "Mi propósito era hacer, por encima de todo, una película familiar. Me gustaría que la vieran y después hablaran de ella".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.