La Tierra ruge en el SónarPlanta

El dúo Semiconductor suma arte y ciencia en una monumental instalación sobre la evolución geológica del planeta

Imagen de parte de las cinco pantallas que forman la instalación ’Earthworks’ creada por el dúo Semiconductor para el Sónar.

Imagen de parte de las cinco pantallas que forman la instalación ’Earthworks’ creada por el dúo Semiconductor para el Sónar. / FERRAN SENDRA

2
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

Como una versión 'new media' del 'land art' ven Ruth Jarman y Joe Gerhardt, los dos miembros del colectivo británico Semiconductor, la monumental instalación artística que presentan este año en el SónarPlanta: 'Earthworks'. De hecho, el trabajo roba el nombre a la primera exposición sobre 'land art', realizada en 1968, y de una de las piezas que Robert Smithson, su principal representante, mostró en la cita. Pero a diferencia de antaño, la creación actual inspirada en el paisaje no utiliza elementos naturales sino archivos de datos, aunque, eso sí, sacados de la propia naturaleza.

Los datos obtenidos  de los movimientos terrestres, naturales o provocados, dan forma y color a 'Earthworks' 

Veamos, si los artistas originales de este movimiento se basaban en piedras, hojas, o arena para crear; Semiconductor cimenta su arte en el sonido que produce la naturaleza. "En vez de poner tierra en una galería para representar el paisaje, recogemos datos reales de diferentes actividades de la Tierra: terremotos, glaciares, volcanes y graveras, y los hacemos explotar en la instalación", explica Gerhardt.

VISITA A LA GRAVERA

Y explotan en formas de colores que se proyectan en cinco pantallas de 5,5 metros dispuestas en zigzag y envueltas de sonido, en lo que es la suma de "naturaleza, música electrónica y formación del paisaje", los temas que interesan a Semiconductor, apunta Gerhardt. Y en lo que es, también, la plasmación de la evolución geológica de la Tierra a través de los siglos hasta llegar al Antropoceno, la era ecológica actual que se define por el impacto de las actividades humanas en el planeta.

La pieza se proyecta  en cinco pantallas de 5,5 metros dispuestas en zigzag y envueltas de sonido

Para ello, Semiconductor ha invertido su dinámica usual de trabajo: "Tenemos mucha experiencia en emplear datos visuales para controlar el sonido, pero en esta obra es al revés, el sonido es el que crea la animación", continua Gerhardt. La idea surgió de una visita a la gravera que el grupo Sorigué, impulsor del proyecto, tiene en Lérida. "Los movimientos que allí se producen nos inspiraron", revela Jarman, y empezaron a llenar el complejo de sensores. A los datos recogidos en la planta industrial sumaron los datos ocasionados por fenómenos naturales, y todas las curvas obtenidas las aceleraron, les subieron el nivel de frecuencia para que fueran audibles y a partir de la suma de sonidos generaron la imagen.

Noticias relacionadas

SUBLIMACIÓN TECNOLÓGICA

La observación, hipnótica de la macro pantalla, lleva a una conclusión: "Las formas producidas por los datos de los sonidos naturales son más orgánicas y progresivas que las de las extraídas de los datos urbanos, los provocados por la acción del hombre, que son más agresivas", afirma el dúo, que para obtener los colores que dan forma miraron a la ciencia. "Utilizamos los mismos colores que usan los científicos en sus  simulaciones", aclara Jarman. No en vano la pieza pretende ser "una celebración de la ciencia moderna: una sublimación de la tecnología a partir de la creación de una animación rica y exuberante", concluyen. Para comprobarlo, basta con pasar por el Sónar Día entre el jueves y el sábado.