02 dic 2020

Ir a contenido

CUENTA ATRÁS DEL FESTIVAL DE MÚSICAS AVANZADAS

Diez momentos históricos del Sónar

Manu González, autor del libro 'Dance Electronic Music', selecciona sus episodios preferidos de los 23 años del festival

Manu González

Diez momentos históricos del Sónar

Todo el mundo tiene su recuerdo del Sónar: desde descubrir maravillado avances electrónicos en el CCCB hasta aquellas noches de fiesta en la Sala Apolo-Montjuïc-Mar Bella-Fira Gran Via. Veintitrés años dan para muchos momentos memorables, pero algunos han permanecido intactos e imperecederos y han marcado la vida de todos aquellos que cada año asistimos puntualmente al mejor festival de música electrónica del mundo. Aquí va una pequeña selección.

Jeff Mills y el corte de luz (1996)


El gran momento en que todos experimentamos que el festival había crecido mucho tiene un nombre y una fecha: Jeff Mills pinchando techno abrasivo en una carpa de Poble Espanyol un sábado de madrugada ante una multitud entregadísima. Era tanta la velocidad y fuerza del DJ de Detroit que fundió la electricidad del recinto. Media hora después, la luz volvía y Mills acabó su sesión entre vítores.


El triunfo de la imagen de Coldcut (1997)

Siempre se ha hablado de la interacción entre música electrónica e imagen, pero la primera vez en que ese matrimonio funcionó a la perfección en el Sónar fue durante el concierto de Coldcut y Hexstatic. Samplers sacados directamente de micro-documentales ecologistas que te hacían bailar ('Timber') y revisiones robóticas de Kraftwerk ('Auto') llenaron el Hall del CCCB por primera vez.


Daft Punk sin pausa (1997)



Y allí, en el Pabellón de la Mar Bella, antes de sus famosos cascos de robots, aparecieron por primera vez en tierras españolas los Daft Punk con un concierto de apenas 45 minutos en el que lanzaron a bocajarro todos los 'hits' de su primer disco como 'Da Funk' o 'Rollin’ & Scratchin’'. Sin pausa, sin descanso, sin compasión. Un verdadero muro de sonido.


Kraftwerk, los pioneros (1998)

Hacía siete años que los padrinos de la música electrónica no pisaban la ciudad de Barcelona y, tras su retorno en 1997 en el Tribal Gathering, el cuarteto elige el Sónar para mostrar su nuevo espectáculo con luces ultravioleta y trajes de Spiderman. Ahora han girado por España bastante veces, pero aquel día el Sónar vio cómo uno de sus artistas favoritos hacía bailar al Pabellón de la Mar Bella por primera vez.


La Marca Sónar (2002)

Se crea la marca Sónar antes que la marca Barcelona y comienza a viajar por el mundo. En 2002 se celebran ediciones del festival en Londres, Lisboa, Neuchatel, Hamburgo y Tokio. En los siguientes años tendrían Sónar ciudades como Roma, Sao Paulo, Buenos Aires, Seúl, Nueva York, Ciudad del Cabo, Toronto, Reykjavík, Estocolmo o Santiago de Chile, convirtiendo al festival en la cita electrónica más importante del mundo.


El feliz matrimonio Alva Noto y Sakamoto (2006)

Aunque las noches del Auditori como jornada inaugural nacieron en el 2003 con Matthew Herbert y su Big Band, el concierto de Alva Noto y Ryuichi Sakamoto en el 2006 reinterpretando en directo 'Vrioon' e 'Insen' es una de las estampas más bellas musicalmente y visualmente que se han dado nunca el Sónar. El dúo repetiría en el 2011 en una noche Grec-Sónar en el Teatre Grec.


La Pajarraca en TVE (2008)

Antes de acabar la primera década del Siglo XXI, RTVE decide organizar un concurso llamado 'Salvemos Eurovisión' para que el público vote el tema que representará a España en ese certamen. Sergi Caballero no se lo piensa dos veces y acude con una canción disfrazado de la Pajarraca (mitad pájaro disecado, mitad travesti del Camp Nou que sería la imagen del festival del 2008) y es entrevistado en directo por la mismísima Rafaella Carra. Surrealismo Puro.


La invasión oriental de Omar Souleyman (2009)

Nadie se lo podía creer. Ocho de la tarde en el SonarVillage, el calor todavía pica fuerte, pero una multitud de más de 4.000 almas de diferentes países no para de bailar al ritmo de los temas más frenéticos de las bodas árabes de Omar Souleyman. Para muchos, el concierto de aquel año, por encima de Orbital, Grace Jones, Animal Collective o Moderat. Oriente ganó a Occidente.


Los fantasmas nocturnos (2009)

Ese año, a altas horas de la madrugada, el último día del Sónar de Noche, dos fantasmas en un caballo gris se pasean por el recinto del festival frente a la atónita mirada de un público que no sabe qué se ha tomado para tener esa lúgubre visión. Era parte de la película 'Finisterrae' de Sergi Caballero que se convertiría en la imagen del Sónar 2010 y que ganaría varios premios cinematográficos internacionales. 


El club perfecto, Despacio (2014)

Tres días del Sónar en maratonianas sesiones de seis horas por parte de 2 Many DJs y James Murphy de LCD Soundsystem con el mejor sonido posible gracias a los altavoces McIntosh. El escenario se llamaba Despacio y era como tener el club perfecto dentro de un festival. Estando allí dentro te olvidabas de dónde estabas ni la hora que era. Despacio era como vivir en los clubs primigenios americanos como The Warehouse o Paradise Garage.


Manu González es autor del libro 'Dance Electronic Music'