Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

Alberto Marini: "Nada, salvo la Juve y mi familia, me hace sentir como el cine de terror"

El guionista turinés, escritor de 'Mientras duermes' y 'El desconocido', debuta en la dirección con la película de infectados 'Summer camp', estrenada este viernes

Julián García

Alberto Marini, director de Summer Camp, fotografiado esta semana en Barcelona.

Alberto Marini, director de Summer Camp, fotografiado esta semana en Barcelona. / JOSEP GARCIA

Alberto Marini (Turín, 1972) vivió un 2015 imparable: fue nominado al Goya por el guión de 'El desconocido', de Dani de la Torre, escribió el libreto de 'Extinción', de Miguel Ángel Vivas, y presentó en el Festival de Sitges su primera película como director, la terroríficamente entretenida 'Summer camp'. El filme, estrenado este viernes en nuestros cines (y el día 24 en Wuaki.tv) tras cosechar un notable éxito internacional, relata las sangrientas desventuras de cuatro monitores de colonias (Diego Boneta, Maiara Walsh, Jocelin Donahue y Andrés Velencoso) a los que una extraña infección les convierte en auténticos salvajes. Marini, autor del reconocido guión de 'Mientras duermes' (Jaume Balagueró, 2011) y afincado en Barcelona desde 1999, conversa con este diario sobre cine de género y, también, sobre la Juventus, dos de sus grandes pasiones.

¿Le parece muy burdo si le digo que ‘Summer camp’ es un híbrido entre ‘Viernes 13’ y ‘[REC]'? Acepto la analogía, pero más bien a nivel de clichés. Hemos jugado un poco con las convenciones del género: el título, los cuchillos, la sangre, los gritos… Todo eso evoca a los ‘slashers’ de los 80: ‘Piraña’, ‘Viernes 13’, ‘Campamento de verano’… Pero en un momento dado, la película deja de ser un ‘slasher’ y pasa a ser una película de infectados con sus propias convenciones. La intención es sorprender al espectador, jugar con él, y que el espectador disfrute de ese juego. Yo definiría ‘Summer Camp’ como una película de infectados con la mitología de los hombres lobo.

Tengo entendido que le fascina especialmente la mitología licantrópica.Totalmente. El control de los instintos, dejar salir a la bestia y el mal que tenemos dentro. 'Summer camp’ es una película gamberra, puro entretenimiento, pero si quieres buscarle una tesis antropológica puede tenerla: que el hombre reprime la maldad, pero es malo por naturaleza.

Cómo guionista podía haber elegido cualquier género o historia. ¿Por qué una película de terror? Viene de lejos. De chavalín, con 11 o 12 años, vi ‘Rojo oscuro’, de Dario Argento, en un VHS que había en mi casa. La vi a trozos porque me daba mucho miedo. Pero la pude acabar y me fascinó. Ese día les dije a mis padres que ya no quería ser veterinario, que quería ser director de películas de terror. Y el gusanillo se quedó siempre ahí. Como guionista y productor he ido evolucionando y sofisticándome un poco, pero como director me he quedado anclado en ese chaval entusiasta que amaba el terror con toda su alma.

Lleva muchos años siendo productor y guionista. ¿Por qué ha tardado tanto en dirigir una película? Porque la vida te pone en tu sitio y no aún había surgido la posibilidad… Yo estoy encantado con mi trabajo, pero quería probar, al menos por una vez en la vida, el gustazo de tener el control creativo de todo el proceso.

Como guionista no tiene ese control. Yo amo el trabajo de guionista, ojo, pero has de ser consciente de que no escribes una obra: escribes un texto inacabado que después darás a otras personas que lo convertirán en obra. Es un poco gatillazo, porque el control creativo llega a un cierto punto, te paras, sales, y el proyecto sigue evolucionando. Tienes que asumir que las cosas son así si quieres ser feliz. La verdad es que tener el control de la obra ha sido algo estupendo. Voy a seguir con los guiones, claro, pero quiero volver a dirigir.

Usted ya había dirigido dos cortos en Italia en los años 90. Que me he ocupado de borrar de la red….

¿Lo dice en serio? Sí. Bueno, no… Son dos cortos muy amateurs. No son malos, pero son demasiado amateurs. Yo nací en Turín y eso está lejos de Roma y del cine. Cuando era chaval no había productoras en Turín, solo un festival que permitía a cualquier friki con cámara proyectar su corto. Hice dos cortos con los amigos. Uno muy rebelde, sin guión, una historia de terror solo con una manzana. En aquella época estaba convencido de que los guiones no eran necesarios para las películas. El otro era una comedia estilo italiano. Comedia pura. Una rareza.

Alberto Marini

"Amo mi trabajo de guionista, pero quería probar, al menos una vez en la vida, el gustazo de tener el control creativo de todo el proceso"

¿Qué tiene para usted de especial el cine de género? Además de ‘Summer camp’, todos sus guiones han tenido algún tipo de anclaje con el género. Volveré a hablarle de ‘Rojo oscuro’. Como le decía, de crío odiaba la película, ¡la odiaba!, porque me daba muchísimo miedo. Fue un reto personal verla entera: no valía bajar el volumen ni mirar para otro lado. Pero recuerdo la emoción que sentí al acabarla: lo había conseguido. Un subidón. Como saltar en parapente o en paracaídas. Llegas al suelo, sientes lo que has vivido y quieres volver a hacerlo. El cine de género es el único capaz de provocarme esas sensaciones. Nada, salvo la Juventus y mi familia, me hace sentir como el cine de terror, el cine de género.

He leído en alguna entrevista que es muy fan de ‘Donnie Darko’ (Richard Kelly, 2001), ‘Moon’ (Duncan Jones, 2009) y ‘Take shelter’ (Jeff Nichols, 2011). ¿Es un tipo de cine que le gustaría hacer? ¡Absolutamente sí! Con ‘Donnie Darko’ tuve una conexión asombrosa. Recuerdo haberla visto en el cine con mi mujer y le llegaba a adelantar diálogos de lo que iba a pasar, aunque sucediera 20 minutos después. Algo increíble. Las tres películas me encantan. Me habría gustado dirigirlas, contarlas como guionista. Las tres están basadas en personajes que no llegan a ser psicópatas, pero que tienen un yo interior muy problemático. Me fascina ese tipo de personaje, un poco al estilo del que exploré en 'Mientras duermes.

‘Summer camp’ ha funcionado muy bien en festivales de género y en los países en que se ha estrenado. ¿Lo esperaba? A mí no me llega nada de la taquilla, pero te enorgullece ver que en México, por ejemplo, que es el país donde se estrenó, la han visto 700.000 espectadores. Y en los festivales sido la locura. Experiencias brutales en las proyecciones, con el público volcado: Sitges, el Fright Fest de Londes, el Nocturna de Madrid... No se lo puede ni imaginar.

¿Alguna situación que le sorprendiera especialmente? La nota folclórica fue en el festival de Busan, Corea. En la alfombra roja había como mil chicas gritando enloquecidas intentando hacerse una foto… conmigo. Allí son muy educados y, bueno, es una muestra de respeto hacia la figura del director. El mismo público que se volvió loco con Brad Pitt, por deferencia se volvió loco con Alberto Marini. No creo que me vuelva a pasar algo así en la vida. Colgué fotos en Instagram.

Red carpets asi dan mucho gusto! #busan #biff #summercampmovie #Summercamp #알베르토마리니 #캄포스

Una foto publicada por Alberto Marini (@betomarinibussi) el 

Señor Marini, hablaba antes de la Juventus. ¿Es usted muy tifoso? Mucho. No necesito volver a los sitios donde he estado. No vuelvo a ver las películas que escribo. No vuelvo a mirar fotos del pasado. Pero, a pesar de llevar 19 años fuera de Turín viviendo en Barcelona, hay dos cosas que se han fortalecido mucho: la relación con mi familia y mi pasión por la Juve. Por la Juve sufro, lloro. Es mi condena. ¿Recuerda el partido de vuelta de las semifinales de la Champions entre la Juve y el Real Madrid? Yo no vi los últimos diez minutos. Lo estaba pasando tan mal que me tuve que meter en la ducha con el agua helada. Y la final de Berlín contra el Barça... Durante meses soñaba cada noche que el árbitro pitaba el penalti a Pogba. Porque fue penalti.

¿Cree que Pogba se irá de la Juve? Parece ser que el Madrid y el Chelsea pretenden su fichaje. ¡Pogba no se irá! Bueno, se irá algún día, pero ahora no. Este año podíamos haber llegado muy lejos en la Champions, pero tiramos la eliminatoria contra el Bayern. Pero con Pogba y Dyabala, y habiendo fichado a Pjanic, el año que viene tendremos un equipazo.