Ir a contenido

CITA CON LA IMAGEN

Fotografía de todos para todos

El Poblenou acoge la primera edición del Utopia Photo Market, una iniciativa que aúna autores y público

Natàlia Farré

Últimos preparativos en los estands del Utopia Photo Market, el viernes por la mañana.

Últimos preparativos en los estands del Utopia Photo Market, el viernes por la mañana. / JORDI COTRINA

"La gente por el mismo precio prefiere un mal cuadro a una buena fotografía", asegura Óscar Vallés. Y evitar eso, además de dar a la imagen "el valor que tiene y el lugar que se merece" es lo que le ha llevado, junto con Quique Camín Montse Abbad, a organizar el Utopía Photo Market. Un mercado, que no un mercadillo o una feria, que este fin de semana celebra su primera edición en Poblenou. Lo hace con intención de continuidad y con vocación de dar pie a otros mercados de carácter artístico, uno por trimestre, y que tienen en el dibujo, la poesía y el diseño sus próximos candidatos. 

El encuentro muestra la obra de 70 profesionales y ofrece una amplio cartel de actividades

La idea de mercado es importante, conlleva el concepto de autor asociado: "Detrás de cada una de estas imágenes hay un profesional que hace y expone lo que quiere. Nosotros no nos llevamos ninguna comisión", explica Vallés, que pone a disposición de los artistas su espacio de trabajo: Utopia 126, mitad productora de cine y publicidad, y mitad facilitador de proyectos culturales y artísticos, sin ánimo de lucro: "Con los beneficios de uno podemos financiar el otro", afirma. Un iniciativa privada que tiene como objetico apoyar sectores que lo necesitan y que son del gusto de los tres promotores, como la fotografía.

INSTANTÁNEAS ROBADAS

Así, 70 fotógrafos "seleccionados por un comité de expertos, según la calidad, no según su valor crematístico", apunta Amanda Vich, directora de contenidos, exponen su trabajo al público. Y no solo eso sino que interactúan con él. "La idea es acortar distancias entre visitantes y autores. Queremos que los que vengan puedan hablar con los fotógrafos y averiguar que detrás de cada retrato hay un discurso y una técnica", continúa Vich. Vamos, casi lo mismo que entrar en el taller de 70 profesionales pero con la ventaja de tenerlos a todos juntos.

Las piezas en exposición están firmadas por artistas consagrados y por jóvenes emergentes

De manera que pasear por los estands (diseñados por Antxon Gomez, director artístico de las películas de Almodóvar y otro de los que se han sumado a la iniciativa) es descubrir que a Roger Grassas le gusta "trabajar con el concepto de lo extraño" y que sus imágenes, arquitecturas urbanas, "siempre tienen un punto inquietante"; que Maite Caramés invariablemente toma sus fotografías desde "una vertiente artística"; que Guillem Trius escogió el fotoperiodismo "para explicar historias", las expuestas en el mercado centradas todas en África; y que Ariadna Arnés nunca muestra la cara entera de sus retratos de la alta sociedad barcelonesa porque son robados.

DE LA MODA AL FOTOPERIODISMO

El eclecticismo es otra virtud de la cita: Hay de todo, fotografía de moda, conceptual, artística, experimental, fotoperiodismo... Aunque Vich prefiere hablar de fotografía en general: "A veces la línea de los géneros es muy delgada, y hay autores que trabajan indistintamente en diferentes campos". Además de variedad conceptual, hay variedad de generaciones: autores consagrados, como Jordi Bernadó, Samuel Aranda, Manel Esclusa, Manolo Laguillo, Fernando Moreles, además de los citados Roger Grassas, Maite Caramés y Ariadna Arnés; y jóvenes emergentes, como Guillem Valle, Ainhoa Valle y el también citado Guillem Trius, por poner algunos ejemplos.

El programa ofrece talleres, conferencias y subastas, además de la opción de ser retratado

Pero el mercado no se presenta solo, lo hace acompañado de un montón de actividades tan interesantes como divertidas. De manera que uno puede posar para diferentes autores, como Bèla Adler, aunque la reconocida fotógrafa de moda solo retrata a fumadores; o pasar por un 'photocall' con decorado original salido del taller de los hermanos Salvador, los que en su día trabajaron para todos los teatros del Paral·lel. También hay conferencias, con ponentes tan famosos como apasionados de la fotografía, Andreu Buenafuente y Carles Sans, entre ellos, y talleres de 'street photo', sin olvidar la subasta OFNI (Objeto Fotográfico No Identificado), ello significa que se puja sin saber el autor de la fotografía: el gusto por encima del valor crematístico.

EDIFICIO CON ALMA      

Todo ello merece una visita pero el espacio que alberga el mercado, también. Se trata de una antigua fábrica textil, construida en el 1905, que la productora encontró en estado ruinoso y ha rehabilitado totalmente: "Hemos deconstruido el espacio, le hemos quitado todo lo superfluo para poder mantener su historia y su alma", desvela Vallés. Ahí están los fantásticos ventanales con forma de ala de ángel antaño tapados por la suciedad y ahora totalmente recuperado. No totalmente, sus responsables han dejado la mitad de uno tal como lo encontraron, para poder comparar lo que era con lo que es. Un contraste que merece, como no, una fotografía. 

Temas: Fotografía