Ir a contenido

CITA CON LA HISTORIETA

El cómic catalán toma el festival de Lyón

Roger, dibujante de 'Jazz Maynard', gana el premio del salón francés, que con la barcelonesa Escola Joso consolida los puentes entre ambas ciudades

Anna Abella

El autor barcelonés Roger Ibáñez, dibujando en directo acompañado de música de jazz en vivo, en la Ópera, el sábado en el Festival de cómic de Lyón, que le ha concedido el premio principal del certamen.

El autor barcelonés Roger Ibáñez, dibujando en directo acompañado de música de jazz en vivo, en la Ópera, el sábado en el Festival de cómic de Lyón, que le ha concedido el premio principal del certamen. / ANNA ABELLA

Tender puentes, puentes culturales con Catalunya y su cómic, es una de las premisas que Mathieu Diez, el director del Festival Lyón BD, viene haciendo realidad desde hace un par de años con la complicidad de la Escola Joso de Barcelona y que este fin de semana, en los días clave de su 11ª edición, ha cristalizado en una destacada presencia de autores catalanes en un certamen que, con permiso de la indiscutible meca de Angulema y del de Saint-Malo, se ha consolidado entre las grandes citas de la ‘bande dessinée’ en Francia.     

Quien ha estado más atareado es sin duda Roger Ibáñez (Barcelona, 1977): ha recogido el Gran Premio del salón lyonés por la serie negra ambientada en el Raval 'Jazz Maynard' (Diábolo), con guion de Raule, ha dibujado en directo arropado por música en vivo durante un concierto en el Anfiteatro de la Ópera, ha reinterpretado ‘in situ’ una de las obras maestras del Museo de Bellas Artes y ha participado en la exposición ‘Influencias cruzadas’. Esta muestra de originales y homenajes mutuos, que pudo verse en el Institut Français de Barcelona el pasado Salón del Cómic, ha reunido en Lyón a cuatro autores franceses y cuatro catalanes –además de Roger, Josep Homs (‘Millennium’, Planeta Cómic), Jordi Lafèbre (‘Los buenos veranos’, con Zidrou, Norma) y Ricard Efa (‘El soldado’, Norma)-, todos bajo el paraguas de la Escola Joso. 

El dibujante Roger Ibáñez ha recogido el gran premio del certamen lyonés por la serie negra 'Jazz Maynard'

Merecidamente cotizado ha paseado Rubén Pellejero su éxito por el Festival de Lyon como flamante dibujante del resucitado Corto Maltés, ‘Bajo el sol de medianoche’ (Norma), con guion de Juan Díaz Canales. “Unos te agradecen emocionados que hayamos recuperado el personaje de Hugo Pratt y las nuevas generaciones que no lo habían leído lo hacen por descubrírselo”, cuenta tras una larga tanda de firmas. No ha faltado otro histórico, Miguel Gallardo (‘María y yo’), ni Javi Rey, que ha presentado su segundo álbum con guionistas franceses, ‘Un maillot pour l’Algérie’).

Entre la mayoría de festivales de cómic que proliferan por la geografía gala, muy locales y dedicados casi exclusivamente a firmas de autores, el Lyón BD destaca con un nuevo formato defendido por su director. “Es multidisciplinar, ponemos la energía en actividades y actos culturales por toda la ciudad (más de 130 desde el 18 de mayo a julio, que congregan a 70.000 visitantes) con música, arte... implicando a museos, la Ópera, teatros, bibliotecas, cines, escuelas..., para que la gente viva y descubra el cómic desde otros ámbitos”, explica Diez.  

La otra gran característica del salón, que congrega a 230 autores, es su afán por “establecer lazos internacionales de colaboración para trabajar y hacer creación juntos”. Ya han fructificado con Quebec, Argentina, Shanghái, Argelia y, sobre todo, Catalunya, con la que Lyón no se siente solo unida por un tren de alta velocidad sino por la complicidad con la Escola Joso de cómic e ilustración y en particular con su director de estudios, Josep Maria Polls. Esta ‘joint venture’ -que seguirá en años venideros y en 2015 se materializó en el ‘Webtrip’, un intercambio gastronómico de autores de ambas ciudades plasmado en historietas- también logró en Lyón, el 21 de mayo, el récord Guinness del cómic más largo del mundo (1,6 kilómetros en 1.600 viñetas), realizado por 200 alumnos de la escuela Émile Cohl y la Joso. Precisamente ambos centros han elegido por concurso los trabajos de dos de sus estudiantes -Agnès Ambla y Alba Cardona, en el caso de Barcelona- para participan también en la muestra 'Influencias cruzadas', algo que Polls considera una "oportunidad" para jóvenes de la cantera de descubrir el mercado francés.

ESPAÑOLES CON FAMA DE SERIOS Y PROFESIONALES

El director de la cita, Mathieu Diez, defiende un formato con lazos internacionales y de actividades multidisciplinares que liguen el cómic al arte, la música o el teatro  

“En España es muy difícil vivir solo del cómic. El mercado francés sí nos lo permite y los editores franceses están muy contentos con los dibujantes españoles”, señala Homs. “Los ‘culpables’ de que tengamos fama de serios, profesionales y de tener buen nivel -añade Javi Rey- son gente como Homs, Pellejero o Roger”, más veteranos en la ‘bande dessinée’. “Ese nivel -apunta Roger- viene porque antes a España solo nos llegaban las obras de los grandes maestros franceses y tú te esforzabas por estar a su altura. Eso nos ha colocado por encima de muchos autores franceses porque cuando entras en el mercado ves que no todos son ‘cracks’”. Lo importante, sentencia, es “ser fiel a tu estilo y no intentar imitar a nadie”. Un consejo que bien ha aplicado el Lyón BD. 

0 Comentarios
cargando