CRÍTICA DE CINE

'Sexe, maraques i chihuahues': Xavier Cugat, el rey del Coconut Groove

 Tráiler de ’Sexe, maraques i chihuahues’. (2016)

1
Se lee en minutos
Quim Casas

Nadie puede discutirle a Xavier Cugat (1900-1990), aunque no guste su sexismo o sus arreglos musicales, el papel relevante que jugó en la cultura hedonista del pasado siglo. Personaje atrevido donde los haya, fue seductor sin ser 'latin lover'; rompió moldes musicales sin ser un genio de la composición; supo estar siempre donde había que estar para triunfar en los estudios de Hollywood y en los locales musicales de renombre tipo Coconut Grove.

'Sexe, maraques i chihuahues' traza un retrato del personaje siguiendo la estructura ortodoxa de las imágenes de archivo y las entrevistas con músicos o historiadores que perfilan los rasgos básicos de su personalidad y estilo, completado con fragmentos de entrevistas con el propio Cugat. Estas nos ponen en duda con el personaje, porque se tiene la sensación de que inventaba la mitad de sus experiencias. Es difícil discernir que hay de verdad, mentira o exageración en muchas de las cosas que cuenta, desde que dirigió el primer corto sonoro de la historia del cine hasta su relación con Al Capone.

Noticias relacionadas

Como en muchos otros casos, el personaje devora a su creador. Violinista, compositor, director de orquesta y caricaturista, Cugat creó un modelo de música tropical: mambo, rumba guareche, bolero, jazz y easy listening, la banda sonora de los años 40 y 50. El documental, con un título más que preciso, nos desvela su mundanidad, sus aciertos (descubrió a Rita Hayworth), sus invenciones orquestales y algunos de los coloristas fragmentos de un cine imposible, pura fantasía exótica con Cugat y Carmen Miranda logrando que la gente se evadiera de la realidad.

Sexe, maraques i chihuahues ★★★

Dirección: Diego Mas TrellesCon: Román Gubérn, Isabel Coixet, Chucho Valdés, Javier Gurruchaga, Jesús García DueñasPaís: EspañaDuración: 85 minutosAño: 2016Género: DocumentalEstreno: 2 de junio del 2016