Ir a contenido

Una historia de amor imposible

Oriol Broggi dirige en el Romea 'Els cors purs', inspirada en un cuento de Joseph Kessel ambientado en la cruenta guerra civil irlandesa

SONIA ÁVILA / BARCELONA

Miranda Gas y Borja Espinosa, en el representación de Els cors purs.

Miranda Gas y Borja Espinosa, en el representación de Els cors purs. / BITO CELS

La poesía, la música y la palabra son los pasajes para un viaje a la Irlanda de inicios del siglo XX. Más preciso a la pequeña región de Cork en 1922 y 1923 durante su cruenta guerra civil. El trayecto tiene lugar en el Teatre Romea y lo dirige Oriol Broggi en el montaje 'Els cors purs'. Es una historia de amor imposible inspirada en el cuento 'Mary de Cork' dentro del libro homónimo 'Els cors purs' del escritor francés Joseph Kessel.

Los actores Borja Espinosa, Miranda Gas, Jacob Torres protagonizan la historia, que se estrena el 8 de mayo con funciones hasta el 19 de junio. La dramaturgia está a cargo de Marc Artigau en colaboración con Broggi, y el montaje representa el último bajo la dirección artística de Borja Sitjà, quien deja el Romea para ocuparse del Théâtre de L'Archipel de Perpinyà. Su retiro es con una obra entre onírica y experimental coproducida con La Perla 29.

MÚSICA PARA VOLAR

En un escenario onírico que podría ser una zona montañosa o un cuartel militar, la música guía el desarrollo dramático. Son canciones tradicionales irlandesas y otras más clásicas a cargo de Carles Pedragosa en el piano y el acordeón, Marc Serra en la guitarra y el bajo, y Júlia Ribera en la flauta. Ellos construyen un entorno “plástico” donde parece normal que Mary (Miranda Gas) vuele sobre la tarima. Sucede en el momento en que se encuentra con su esposo Art Beckett (Borja Espinosa) después de no verse durante meses. Es una escena de expresión pura de amor y pasión, refiere Broggi.

“Una de las ideas era buscar otra manera de hablar de estas heridas, yo también con la experiencia que tenía quise hacer un experimento. Buscar un lenguaje un poco nuevo, y buscar una experiencia distinta”, describe el director. Para Broggi los efectos visuales, las proyecciones, la iluminación y la música permiten abordar la complejidad de una lucha no solo armada sino también de convicciones y sentimientos dentro de una familia.

Son los años en que los ingleses conceden la libertad a Irlanda como nación, pero bajo condiciones de la corona. Esto dividió a la sociedad irlandesa entre rebeldes y quienes aceptaron el nuevo régimen. Mary es del primer bando, de los que rechazan el control de Inglaterra, y debe huir al bosque. Mientras su esposo Beckett, cansado de la sangre y las armas de guerras anteriores, acepta el reinado. En tanto sus ideales políticos los separa, su amor y pasión crece. Y su hijo de ocho años es el único eslabón que los une.

Gas define a Mary como un contenedor de contradicciones. Por un lado es una mujer fuerte en sus ideales políticos, pero por otro es débil, sensible, religiosa. “Yo no simpatizo mucho con ella, es muy bestia. Se agarra de una convicción y no la suelta.”, dice la actriz, hija de Mario Gas y Vicky Peña. “Todos los elementos en el escenario son la visión de la historia a través de algo más místico”, concluye la joven.