Ir a contenido

Primera Persona, cinco años de historias

El CCCB acoge la quinta edición del festival que funde literatura y música con fondo autobiográfico

Rafael Tapounet

El poeta punk John Cooper Clarke es uno de los invitados al festival Primera Persona.

El poeta punk John Cooper Clarke es uno de los invitados al festival Primera Persona. / GERALD JENKINS

En su primera novela, 'Lancha rápida', la escritora y periodista estadounidense Renata Adler deja caer una frase que bien podría figurar impresa en las entradas del festival Primera Persona: "No puedes estar siempre pendiente de cuál es la clave o te pierdes lo más simple: ser un personaje protagonista en tu propia vida". Desde que nació, en el 2012, el Primera Persona se ha distinguido precisamente por huir de los debates sobre "cuál es la clave" y por buscar figuras relevantes de la creación literaria o musical dispuestas a asumir su condición de protagonistas de su propia vida y compartir sus experiencias. Aquí no hay mesas redondas ni ponencias ni venta de producto. Aquí hay gente que cuenta historias. Sus historias.

Renata Adler es una de las invitadas a la quinta edición del Primera Persona, que se celebrará los días 6 y 7 de mayo en el Teatre del CCCB. También participará Juan Marsé. Los organizadores del festival, Kiko Amat y Miqui Otero, recurren a una anécdota del autor de 'Últimas tardes con Teresa' para arrojar un poco más de luz sobre sus intenciones: en el curso de una entrevista, una periodista de la cadena mexicana Televisa preguntó a Marsé si para él era más importante el fondo o la forma, a lo que él dijo que el fondo y expuso sus razones; pero por un problema técnico hubo que repetir la entrevista y, enfrentado a la misma pregunta, el escritor barcelonés respondió que lo más importante era sin duda la forma, y desgranó sus argumentos. "A Marsé, como a nosotros, no le interesa nada la teoría; lo suyo es contar historias”, apunta Amat. “Queremos que la gente explique su propia vida, no la estructura de sus novelas", añade Otero.

"Queremos que la gente explique su vida, no la estructura de sus novelas", subrayan los organizadores

Adler y Marsé no estarán solos explicando sus historias. Por el Teatre del CCCB pasarán también el pianista James Rhodes (autor del sensacional libro de memorias 'Instrumental'), el poeta punk John Cooper Clarke, el francotirador pop canadiense Stephin Merritt, la dibujante libanesa Zeina Abirached, el imprevisible dúo formado por Pau Riba y Jaume Sisael grupo de culto de la primera oleada del indie pop inglés The June BridesSergi Pàmies (hablando de su "defectuoso" barcelonismo), Jordi Puntí (hablando de su obsesión por Xavier Cugat), los músicos El Guincho y Aries y una charla sobre narcotráfico internacional.

ESPECTÁCULO DE VARIEDADES

Parece una mezcla extraña y un punto insensata. Probablemente lo es. Pero la experiencia de los cuatro años anteriores demuestra que el cóctel funciona, gracias en buena medida a un ingrediente especial: la puesta en escena. "Claro, no vamos a poner dos sillas y a dos fulanos largando. ¿Quién quiere ver eso? Se trata de que cada presentación tenga un elemento teatral: un decorado, un acompañamiento musical, proyecciones de vídeo..., cosas que la hagan especial y única, de manera que el conjunto acaba siendo más un espectáculo de variedades que un festival literario al uso", explica Amat.

El criterio de selección de los invitados (disponibilidad y presupuesto aparte) se basa siempre en el gusto personal de los organizadores. "La motivación principal es enseñar a otra gente cosas que nos gustan y que, sean o no conocidas, nos parecen relevantes". No hay otra limitación. Y si eso supone agrupar en una misma sesión un encuentro de Manolo García con músicos fans y una conversación entre Jonathan Coe y David Nobbs sobre novelas inglesas que son cómicas y tristes a la vez, pues se hace y punto. Con todos los riesgos que eso conlleva. Otero asegura que en España "está muy penalizado mezclar literatura y música pop". "La verdad –agrega Amat- es que al cabo de cinco años esto nuestro aún es visto con asombro".

Seis razones para acercarse al Primera Persona

JAMES RHODES: El pianista herido

Un héroe moderno. Rhodes fue violado de forma reiterada por un monitor de gimnasia cuando era un niño y desde ese momento su vida se convirtió en una sucesión de naufragios a los que ha sobrevivido aferrado al tablón de su pasión por la música clásica. De todo ello habla con descarnada franqueza en ‘Instrumental’, un inspirador libro de memorias que se ha convertido en un sorprendente éxito editorial.


JUAN MARSÉ: Vida de novela

En aquella Barcelona de posguerra en la que todo faltaba menos el frío y el miedo, Marsé decidió alimentarse de historias. Devorando tebeos, películas y libros, aprendió el oficio de contar, y a ganarse la vida con ello sin renunciar a sus orígenes. Hoy es un escritor totémico reverenciado por las nuevas generaciones de narradores, a las que pertenece el novelista y poeta Carlos Zanón, con el que conversará en el CCCB.


JOHN COOPER CLARKE: El poeta punk

Parece un cruce de Ron Wood, Johnny Thunders y William Burroughs, ha grabado discos, ha sido adicto a la heroína y ha compartido escenario con los Sex Pistols, los Buzzcocks, Joy Division, The Fall y Elvis Costello. John Cooper Clarke, “el hombre bajo el corte de pelo”, es poeta, y escupe sus versos con la actitud de una estrella del punk-rock. Su ‘Evidently Chickentown’ sirvió para cerrar un capítulo de ‘Los Soprano’. ¿Existe un mejor aval que ese?


RENATA ALDER: La ensayista salvaje

Es tentador presentar a Adler como la periodista incisiva y carismática de trenza apache que dinamitó su carrera al publicar una crítica poco complaciente (demoledora, de hecho) de un libro de una de las colaboradoras más distinguidas de la revista para la que trabajaba. Hay más, claro. Es también una ensayista preclara y alérgica a las convenciones y la autora de dos novelas de culto hoy felizmente recuperadas.


STEPHIN MERRITT: Talento pop vestido de marrón

Obligado a racionar sus apariciones en directo a causa de una hiperacusia y adicto a la ropa de color marrón, el canadiense Merritt es poseedor un talento melódico inusual y una hermosa voz de barítono, y ha puesto ambas cosas al servicio de una larga lista de proyectos: The Magnetic Fields (su grupo más popular), The 6ths, The Gothic Archies, Future Bible Heroes, además de discos y bandas sonoras a su nombre. Una ocasión única.


PAU RIBA & JAUME SISA: Viaje (en tándem) a las estrellas

Dos cuerpos celestes llegados de galaxias distintas (y alejadas entre sí) cuyas trayectorias coincidieron por azar a finales de los años 60 (los días del Grup de Folk) para iluminar la escena pop catalana durante la década siguiente. “La gente tiende a meterlos en el mismo saco –explica Miqui Otero-, y  hemos querido juntarlos en el escenario para que se vea hasta qué punto son personalidades casi contrapuestas”.  

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.