Ir a contenido

CONCIERTO

La gira de Coldplay despega en Buenos Aires

La banda británica estrenó el espectáculo 'A head full of dreams', un vistoso festival de música, luz y, sobre todo, color que pasará por Barcelona los días 26 y 27 de mayo

Abel Gilbert

El cantante de Coldplay, Chris Martin, durante un concierto en Buenos Aires.

El cantante de Coldplay, Chris Martin, durante un concierto en Buenos Aires. / BETO LANDONI

El gran circo de Coldplay se puso otra vez en marcha después de cuatro años. La gira mundial de presentación del séptimo disco de la banda británica, 'A head full of dreams', empezó su recorrido en Buenos Aires en medio de fuegos artificiales, rayos láser, pulseras luminosas y una lluvia de papeles multicolores, elementos que marcarán el periplo del grupo por toda América Latina y, también, sus dos conciertos en Barcelona (en el Estadi Olímpic, los días 26 y 27 de mayo). "Estamos muy felices de estar acá, muy agradecidos. Esta noche es la primera de la gira mundial, y elegimos Buenos Aires", dijo el cantante Chris Martin en un castellano aprendido bajo el peso de las circunstancias pero que la multitud reunida en el Estadio Único de La Plata (a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires), sintió como un halago. Más de 45.000 personas cantaron, saltaron y bailaron durante casi dos horas sin descanso: el compás lo marcaba el cuarteto londinense.

En el repertorio, Coldplay incluyó siete canciones del disco que acaba de lanzar. Las demás fueron una selección de sus materiales precedentes. Como suele suceder con muchos grupos del 'brit pop', y no solo con este estilo, el oyente establece un pacto de amor inmune a las críticas o el desdén. Conoce las canciones de memoria. Sus estribillos son parte de la memoria emocional. En esta primera cita de la gira, miles de gargantas acompañaron a Martin en 'Fix you', 'Paradise'  o 'Viva la vida' y sintieron que la última noche de marzo de 2016 era única e inolvidable.

PULSERAS CONECTADAS A LA MÚSICA

La relojería de Coldplay no dejó de funcionar un solo segundo. Y el público fue parte de ese engranaje. Al entrar al Estadio Único, cada asistente recibió una pulsera reloj. Con ese dispositivo siguieron la música de Martin, Jonny Buckland (guitarra principal), Guy Berryman (bajo) y Will Champion (batería, coros). El brazalete estaba 'conectado' a las canciones y cambiaba de color (del rojo al azul, del amarillo al verde y al gris) según el estado de ánimo que transmitía la voz del cantante.

Las pulseras luminosas cambiaban de color en función de la canción. Con 'Yellow', el estadio se convirtió en una gran masa amarilla

Los estímulos sonoros se complementaron con los visuales. La escenografía remitía por momentos a las viejas formas de la psicodelia, como si se estuviera en el UFO Club de Londres, en 1967, en los días de Pink Floyd. De repente, se volvía más abstracta o monocromática. "Look at the stars/ Look how they shine for you", empezó a cantar Martin. Era 'Yellow', una canción que buena parte del público conocía de memoria. El estadio se convirtió en una gran masa amarilla. 

REFUGIADOS Y DISTURBIOS RACIALES

La realidad también se coló en el concierto. Cuando llegó el tiempo de 'Politik', la canción del disco 'A Rush of Blood to the Head', las pantallas exhibieron a un grupo de niños sirios. La corrección política continuó con la proyección de imágenes del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cantando el góspel 'Amazing Grace' durante el funeral de una víctima de los dramáticos incidentes raciales en Charleston, Carolina del Sur, en junio del 2015. En ese punto, Martin abandonó el piano y tomó la guitarra. Fue el turno de 'Green eyes'. "Honey you are the sea/ Upon which I float/ And I came here to talk/ I think you should know", cantó. La canción había sido pedida por una fan en la convocatoria que había abierto banda a través de las redes sociales.

Antes de llegar a Buenos Aires, Martin estuvo en 'The Tonight Show' y acompañó al piano al presentador Jimmy Fallon en 'Life on Mars?', el antológico tema de David Bowie. En La Plata, Martin eligió otro homenaje, más visceral. 'Heroes' fue el homenaje de Coldplay a un artista que parece haberlos marcado. Nadie se quería mover del estadio. Pero todo tiene un final, y la banda eligió que fuera con 'A Sky Full Of Stars'. Así fue el cielo esa noche. Lleno de estrellas. Y la multitud lo agradeció.

0 Comentarios
cargando