35 Festival de Jazz de Terrassa

Gary Bartz: "Para la industria soy más valioso muerto que vivo"

El veterano saxofonista, de 75 años, repasa su carrera en la Nova Jazz Cava de Terrassa

El saxofonista Gary Bartz.

El saxofonista Gary Bartz.

Se lee en minutos
ROGER ROCA / BARCELONA

Debutó de la mano de los músicos de jazz más combativos de los años 60 y ese ha sido su norte durante toda su carrera. En formato de cuarteto, el saxofonista Gary Bartz, de 75 años, repasa este viernes en la Nova Jazz Cava de Terrassa lo vivido en una existencia entera dedicada a una música que se resiste a llamar jazz.

En los años 70 decidió no definirse como músico de jazz. ¿Por qué? Con 14 años conocí al batería Max Roach. Fue como un padre y marcó mi forma de entender la música y la vida. A Max no le gustaba esa palabra. Ni a Duke Ellington. Llamarme "músico de jazz" sería como decir que solo puedo hacer un cierto tipo de música y no es cierto, he estudiado tanto a Beethoven como a Bud Powell. La música es la religión más antigua que existe y darle un nombre tan frívolo como jazz es faltarle al respeto, además es una forma de dividir a la gente. Como dividir a la gente por colores. 

¿Qué otros encuentros con músicos fueron importantes en su vida? Miles Davis, Art Blakey, Charles Mingus, Lee Morgan, Sonny Rollins, aunque nunca toque con él... No acabaría nunca. Tuve la suerte de vivir la época dorada de la música del siglo pasado. 

¿Hay figuras de esa importancia hoy en día? Siempre las hay, eso nunca cambia. El problema es que hoy no hay bandas para que los jóvenes aprendan a ser líderes. Hay grupos de músicos viejos y grupos de jóvenes, pero todas las innovaciones importantes las hicieron bandas que estuvieron años juntas y en las que había jóvenes y veteranos. 

En los años 70, con el grupo NTU Troop, su música se volvió casi pop. Era música de las calles, música de los barrios afroamericanos. Max solía decir: "¿Por qué tocamos música de George Gershwin? ¿Para que su familia gane dinero con los derechos? Deberíamos grabar canciones de Michael Jackson y así el dinero se quedaría en nuestros barrios". Pero a mí me gusta toda la música. 

También empezó a cantar. Aún canto. Hemos hecho una canción con Erykah Badu que saldrá en un disco suyo o mío, todavía no lo sé. Charlie Parker escribió el tema 'Now’s the time', Max Roach tenía 'Freedom now we insist'... Eran todo títulos políticos, pero con NTU Troop queríamos mandar un mensaje político más claro y para eso hacía falta ponerle letra a la música.

"Trump ha puesto al descubierto el racismo latente que siempre ha habido en EEUU. En mi país hay mucha gente que aún vive en la guerra civil"

¿Y ahora, qué momento político vive Estados Unidos? Donald Trump no ganará, aunque es muy entretenido. El problema es que ha puesto al descubierto el racismo latente que siempre ha habido en Estados Unidos. En mi país hay mucha gente que aún vive en la guerra civil, que no ha asumido que la esclavitud acabó. 

Noticias relacionadas

Rompió con las discográficas y ahora publica sus discos, como el reciente homenaje a John Coltrane, en su propio sello. Las dos únicas razones para estar en una discográfica son, en mi opinión, tener visibilidad y vender discos. Y cuando te has hecho un nombre pero no venden tus discos, ¿para qué seguir con ellos? Lo que quieren es la propiedad de tus grabaciones para sacarles partido una vez hayas muerto. Me di cuenta de que trabajaba para gente que creía que era más valioso muerto que vivo. Muchos músicos no tienen testamentos ni papeles de ese estilo y sus familias no reciben nada.

¿Ha conseguido recuperar la propiedad de sus antiguas grabaciones? De algunas sí. Cuesta, no las quieren soltar. A diferencia del pop, que caduca si no se publica inmediatamente, esta música tiene una larga vida, así que pueden esperar cien años a venderla. 

Temas

Música