Félix de Azúa, académico en la RAE y polémico contra el catalanismo

El escritor recuerda abomina de los errores del 68 y Vargas Llosa loa su "gallardía" frente al nacionalismo catalán

Félix de Azúa, pronunciando su discurso de ingreso en la RAE.

Félix de Azúa, pronunciando su discurso de ingreso en la RAE. / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / BARCELONA

El escritor barcelonés Félix de Azúa ha ingresado en la Real Academia Española con un discurso en el que ha rendido homenaje al académico que le precedió en el sillón H mayúscula, Martín de Riquer, y ha renegado de los errores cometidos por la generación del mayo del 68. Ha sido el Nobel Mario Vargas Llosa quien le ha recibido con una réplica en la que ha celebrado la "visión integrada de las artes y las letras" en el trabajo ensayístico, "estimulante e instructivo", del nuevo miembro de la RAE y ha agredecido la "serenidad, elocuencia y gallardía" con la que se ha enfrentado a los nacionalismos catalán y vasco. Un tema ausente en el discurso del nuevo académico pero no en las declaraciones previas a las agencias Efe y Europa Press, en las que ha sostenido que la lengua catalana "ha dejado de existir" para él, ha criticado que la educación en Catalunya "consiste en enseñar odio a España" y ha tratado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de "pobre mujer" y a Pablo Iglesias de "ignorante".

Félix de Azúa

  

"Hablé catalán hasta esta lengua se convirtió en una imposición legal. A partir de ahí, dejó de existir para mí"

Es de rigor en el ritual mundo de la RAE que el nuevo miembro de la institución inicie su discurso de ingreso recordando la figura de su predecesor. Azúa lo ha hecho remontándse al 4 de noviembre de 1970, fecha en que asistió a una conferencia del medievalista sobre las armas de los caballeros medievales en Catalunya. La fascinación por el vocabulario de la panoplia medieval, ha recordado, le llevó a escribir años más tarde su novela 'Mansura', en torno a la séptima cruzada, y esa pasión común le pone en relación con Carlos Barral, Martín de Riquer y el Vargas Llosa que reivindicó el 'Tirant lo Blanc'.

CRÍTICAS AL MAYO DEL 68

El joven Azúa de los 60 y 70, ha dicho, no veía incompatible la pasión por los caballeros que marchaban hacia unas cruzadas perdidas con las luchas estudiantiles del 68 parisino, norteamericano y español. "Aunque tenían un aspecto político y revolucionario, aquellos levantamientos y aquella violencia en realidad eran el anuncio de un mundo nuevo, aunque desde luego no sería comunista" sino uno, ha dicho, en el que "tendría mucha mayor influencia sobre el ámbito laboral la acción de la píldora anticonceptiva que las obras completas de Marx".

Mario Vargas Llosa

 

"Un ciudadano tiene la obligación moral de actuar (...) y él lo ha hecho siempre, con serenidad, elocuencia y gallardía, enfrentándose,por ejemplo, al nacionalismo catalán -a todos los nacionalismos-"

Según Azúa, "toda la insensatez que fue cobrándose vidas de jóvenes a lo largo de los años 70 del siglo XX", la esperanza depositada en las ideas del comunismo "que en realidad ya habían fracasado en todas partes con enormes carnicerías que podían compararse con las del Tercer Reich", todas las vidas arruinadas "no solo por la revolución social, sino sobre todo por la ideología del momento, las drogas, las comunas, la irresponsabilidad, el viaje a Oriente", fueron producto de un "disparate".    

COLAU, “POBRE MUJER”

El comedimiento en el discurso de ingreso del nuevo académico no ha sido  tal, sin embargo, en las entrevistas que ha concedido en las horas previas a las agencias Europa Press y Efe. “Yo hablé catalán hasta que esta lengua se convirtió en una imposición legal. A partir de ahí, dejó de existir para mí", ha declardo en la primera de ellas. En la segunda, tras sentenciar que “la educación en Catalunya consiste en enseñar odio a España y a lo español", ha recordado que para evitar esa influencia perniciosa se mudó hace cuatro años a Madrid tras ser padre y ha sostenido que es difícil vivir “si tienes una cierta ética” en Catalunya y el País Vasco “porque estás rodeado bien por canallas o bien por gente que simula no ver a los canallas”.

Noticias relacionadas

"Me parece que el hecho de callarse es lo que ha conducido a lugares como Cataluña y el País Vasco a callejones sin salida", ha añadido el académico, que también ha hecho escarnio de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su rechazo a la presencia del Ejército en en una exposición de salidas académicas como el Saló del Ensenyament, “seguramente porque no tiene nada que defender la pobre mujer".

En el cierre de su discurso de bienvenida, Vargas Llosa ha animado a Félix de Azúa, desde su "personalidad refractaria, díscola y altiva", a seguir "alborotando el gallinero y sembrando la consternación y el pánico entre las gallinas". Una exhortación claramente innecesaria.