07 jun 2020

Ir a contenido

REACCIÓN CONTUNDENTE

Grafitos, antes borrados que en el museo

El artista de fama internacional Blu destruye su propia obra en protesta contra una exposción de arte urbano en Bolonia

EL PERIÓDICO / ROMA

Blu muestra su contundente respuesta a la exposición de arte urbano: varias personas arrancan uno de sus murales en Bolonia.

Blu muestra su contundente respuesta a la exposición de arte urbano: varias personas arrancan uno de sus murales en Bolonia. / BLU WEB PAGE


El grafitero italiano Blu, uno de los artistas urbanos más reconocidos del mundo, ha eliminado algunos de sus murales de Bolonia (Italia) para protestar contra la decisión de realizar una muestra dentro de un museo con obras de arte callejero, según informa la agencia Efe.

Así lo comunicó este sábado el propio dibujante anónimo en su portal de internet, en el que publica algunas fotografías en las que se ve cómo algunos de sus colaboradores arrancaban sus grafitis elaborados con la técnica del 'wheatpaste' de las paredes o los cubrían con pintura gris.

De este modo el artista urbano protestó contra la presencia de algunas de sus obras en la exposición 'Street Art. Banksy&Co. El arte en estado urbano', que permanecerá abierta desde el próximo viernes en el Museo de la Historia de Bolonia.

El colectivo de escritores Wu Ming fue el encargado de explicar la decisión de Blu mediante un artículo en su página de internet.

Vídeo de la intervención de Blu en El Carmel.

"GROTESCA PARADOJA"

"No importa si las obras arrebatadas en Bolonia son dos o cincuenta, si los muros que las albergaban estaban escondidos tras fábricas en demolición o en una bello barrio de la periferia norte. No importa ni siquiera ahondar en la grotesca paradoja que representa el arte callejero dentro de un museo", señalaron.

Añadieron que la exposición "Street Art.Banksy&Co' es el símbolo de una concepción de la ciudad que debe ser combatida, basada en la acumulación privada y sobre la transformación de la vida y de la creatividad de todos en beneficio de unos pocos".

Precisan que la decisión de borrar sus obras se debe al hecho de "no aceptar la enésima sustracción de un bien colectivo al espacio público".

Blu es un grafitero de gran proyección internacional. Hace cinco años el periódico británico 'The Guardian' le incluyó entre los diez mejores artistas callejeros del mundo.

Comenzó su andadura hace veinte años precisamente en Bolonia, ciudad que cuenta con sus murales de grandes dimensiones y con un marcado carácter de reivindicación social.

Desde entonces su presencia artística ha ido creciendo y sus aerosoles han llegado hasta ciudades como Sao Paulo, Managua, Londres, Praga o Barcelona, donde ejecutó un gigantesco tiburón formado por una acumulación de billetes de banco en el barrio del Carmel, como denuncia de la especulación financiera.