24 oct 2020

Ir a contenido

'Vulcania': la ciudad deseada

Quim Casas

Tráiler de ’Vulcania’ (2015)..

Vulcania ★★★

Dirección: José Skaf
Con: Miquel Fernández, Aura Garrido, José Sacristán, Ginés García Millán, Ana Wagener, Sílvia Abril
País: España
Duración: 90 minutos
Año: 2015
Género: Drama distópico
Estreno: 4 de marzo del 2016

El pueblo donde viven los protagonistas de 'Vulcania' podría recordar, menos atávico, al de 'El bosque' de M. Night Shyamalan. Es un mundo cerrado en sí mismo, sin contacto con el exterior, si es que ese exterior existe, aunque para algunos haya capacidad aún para el sueño, pese a ser un sueño utópico. Un libro, escondido y guardado como un verdadero tesoro, describe una ciudad bien distinta al hábitat monótono en el que están todos sumergidos siguiendo, sin cuestionar, las consignas de quienes rigen los destinos de la comunidad.

Este es el material del que se nutre 'Vulcania', una película que mezcla elementos de ciencia ficción y fantasía distópica con otros procedentes del drama rural. Ante todo, el filme realizado por José Skaf es más una atmósfera que una realidad, una sucesión de sugerencias antes que un relato bien encauzado. La sensación es que a la película le falta algo, sobre todo en sus pasajes finales, pero el recorrido hasta llegar a ese punto sin retorno resulta interesante.

COMUNIDAD RITUAL Y SECTARIA

La acción arranca con una doble pérdida. La esposa e hijo de Jonás perecen en la explosión de una mina. Allí también muere el marido de Marta. Ambos saben que la verdad no es la que les han contado y se rebelan contra el sometimiento paciente del que son objeto sin dejarles pensar por sí mismos. 'Vulcania' es igualmente una película sobre los fascismos ordinarios.

La comunidad, atemporal por ropajes y decorados, resulta también ritual y sectaria. Y el filme se sustenta en esa contemplación de un mundo simple y primitivo basado en la mentira, en la ocultación de lo que puede haber más allá de la empalizada que rodea al pueblo, como la de 'El bosque' o la serie 'Wayward Pines', aunque otros elementos del relato (las viejas computadoras y pantallas) puedan hacernos pensar en pasajes de 'Perdidos'.