ENTREVISTA

Iñárritu: "Hacer 'El renacido' ha sido como alcanzar la cumbre del Everest"

El director mexicano ha obtenido su segundo Oscar consecutivo como mejor realizador, algo que solo habían logrado John Ford y Mankiewicz

El director mexicano Alejandro González Iñárritu.

El director mexicano Alejandro González Iñárritu. / REUTERS / MARIO ANZUONI

5
Se lee en minutos
Paz Mata
Paz Mata

Periodista.

ver +

Alejandro González Iñárritu (Ciudad de México, 1963) se ha convertido de la mano de 'El renacido' en el tercer director de la historia, después de grandes como John Ford y Joseph L. Mankievicz, que conquista dos Oscar consecutivos a la mejor dirección. El año pasado, Iñárritu ya hizo saltar la banca con 'Birdman' al ganar cuatro estatuillas, entre ellas la de mejor película, director y guión original.

Basada en la novela homónima del Michael Punke, con guión de Mark L. Smith y del propio Iñarritu, 'El renacido' relata la historia de supervivencia extrema de Hugh Glass (DiCaprio), un cazador que, tras ser atacado por un oso, es dado por muerto y abandonado por sus compañeros en los Estados Unidos de principios del siglo XIX. Un proyecto titánico, marcado por la gran dificultad de su rodaje, en las frías tierras de Canadá y la Patagonia argentina, que el propio Iñárritu compara a la que debió de vivir Ernest Shackleton en su heroica exploración de la Antártida.

Se habla del rodaje de 'El renacido' como lo más parecido al infierno helado. Si, pensaba que esta película iba acabar conmigo y casi lo hace (risas). Me siento renacido después de ver que la película ha sido muy bien recibida. Pero también me siento revindicado después de todos los comentarios negativos que se han hecho con respecto a las dificultades del rodaje. Siempre he dicho que todo el que se embarcó en esta aventura sabía perfectamente las condiciones en las que íbamos a trabajar. Fue un rodaje muy duro para todos, trabajamos largas horas a temperaturas bajo cero, hubo gente que no aguantó, pero el 99% del equipo lo hizo hasta el final. Cuando uno ve la película entiende por qué filmamos como lo hicimos. Todo lo que se ve es real, aquí no hay efectos especiales ni imágenes creadas en un ordenador. El paisaje y la luz eran naturales y para conseguir disfrutar de ellos, tuvimos que trabajar 11 meses en plena naturaleza, en condiciones extremas y experimentar ésta en toda su dimensión, de eso trata la película.

¿Por qué alguien en su sano juicio se embarca en algo así? Estoy de acuerdo (risas). Soy el único idiota en este planeta que acepta trabajar en estas condiciones. Sinceramente no sabía en lo que me estaba metiendo. Admito que la película es el resultado de una decisión irresponsable, pero en la vida a veces hay que ser un poco ingenuo o ciego ante la realidad, de otro modo nunca nos embarcaríamos en nada. Ahora me alegro de haber tomado esa decisión, aunque podía haber sido un desastre. Es como alcanzar la cumbre del Everest sin que nadie haya muerto, sabiendo que has estado cerca de perecer. Sientes un gran alivio.

Señor Iñárritu, se le considera un visionario, pero también un cineasta ambicioso y obsesivamente perfeccionista. Si no fuera por eso, no hubiera podido hacer 'El renacido' (sonríe irónicamente).

¿Que es lo que captó su interés por contar esta historia? Me interesó la idea de recrear ese período en la historia de Estados Unidos del que se sabe muy poco. Un período en el que todavía no se había colonizado el Oeste. El país lo habitaban mexicanos, españoles, distintas tribus nativoamericanas, ingleses, franceses, holandeses y canadienses. Era un crisol de culturas. La esclavitud era legal, el racismo era enorme y la mayor fuente de ingresos era el comercio de pieles. Así es que como Estados Unidos hacía dinero, enviando pieles a Europa. Por otra parte me interesó la relación del ser humano con la naturaleza, y la relación padre e hijo, un tema que existe en casi todas mis películas.

Alejandro G. Iñárritu

DIRECTOR

"Con 'El renacido', he querido ofrecer al espectador una experiencia cinematográfica, sin palabras, simplemente contemplación"

¿Que hizo para convencer a Leonardo DiCaprio para que aceptara el papel? Leo es un apasionado defensor de la naturaleza y sobre todo de su conservación. No se lo pensó dos veces cuando le ofrecí el papel. Sabía a lo que se iba a enfrentar, pero le atrajo el desafío de interpretar a un personaje que expresas sus emociones, sus miedos, su desolación, el odio, el frio y la esperanza sin apenas emitir una palabra, solo con su cuerpo y sus ojos. Por eso aceptó.

Además de contar la historia de Hugh Glass, ¿qué ha querido conseguir con esta película? Hacer que el espectador experimente la belleza de la naturaleza y la relación del ser humano con la naturaleza. Filmamos en 65 mm. con esa idea en la cabeza, ofrecer al espectador una verdadera experiencia cinematográfica, sin palabras, simplemente contemplación y con ello motivar a la gente a levantarse del sillón y salir a contemplar el mundo.

O sea, una meditación espiritual sostenida… Exacto. En parte es lo que buscaba contar. Yo he practicado la meditación en momentos en que me encontraba bajo de moral y me ayudó mucho. Esa imagen de Leo casi muerto, mirando al cielo y viendo cómo  las copas de los árboles se mueven por el viento y las nubes cambian de forma y color... Es algo que he experimentado yo. Nunca he visto nada tan espectacular.

"No era mi intención hacer una película violenta. En este caso era inevitable porque en esos tiempos la vida era así, yo no he inventado nada"  

Antes mencionaba que en ese período los Estados Unidos eran un crisol de culturas muy distintas. Usted llegó aquí hace 14 años, ¿que le motivó a cambiar de país? Fue una combinación de cosas. En esa época, 'Amores perros' se estrenó en Estados Unidos y vine varias veces para acudir a varias entregas de premios. Al mismo tiempo la vida en México se estaba complicando mucho. Había mucha violencia, mi familia y yo mismo fuimos victimas de ella. Mi popularidad iba en aumento y por eso decidí que no era un lugar seguro para mi familia. Irónicamente llegué a este país cuatro días antes de los atentados a las Torre Gemelas. Por desgracia el mundo se está convirtiendo en un lugar muy inseguro para todos.

Noticias relacionadas

¿Ha afectado eso al modo en que muestra la violencia en sus películas? Es una de las razones por las que nunca me ha interesado la violencia en el cine, al menos la violencia gratuita, mostrar violencia por el hecho de entretener a la gente. Precisamente porque he sido testigo y victima de violencia, la evito. Nunca he sido un tipo violento.

¿Que me dice de la violencia que vemos en esta película, en esa lucha del hombre por la supervivencia? No era mi intención hacer una película violenta. En este caso era inevitable porque en esos tiempos la vida era así, yo no he inventado nada.  Era el modo que tenían de cazar animales para comer o para usar sus pieles y he querido contar las cosas como era, con sinceridad y con respeto, sin regodearme en la violencia, pero tampoco huyendo de ella.