Ir a contenido

BARNASANTS

Ivette Nadal, canciones para vivir

La cantautora de Granollers presenta 'Tornar a mare', un disco que refleja su combate con la anorexia, en el Auditori con Joan Colomo y Caïm Riba como invitados

Jordi Bianciotto

Ivette Nadal, canciones para vivir

FERRAN SENDRA

Cuando Ivette Nadal canta "Tinc els ulls de vidre, quasi perduts, / em marejo, em trenco, què hi tinc a dins?", no se está poniendo metafórica ni haciéndose la interesante, sino que alude a la enfermedad que en los últimos años la ha apartado de la escena y de la vida corriente. La anorexia es un personaje al que la cantautora de Granollers tutea en canciones como esta, 'Un plat de macarrons', o 'No saps el mal que em fas', de su nuevo disco, 'Tornar a mare', que presenta este viernes en la sala 3 del Auditori (21.00 horas), dentro de Barnasants.

"Un disco para salvarme", afirma, recordando cómo había ido "trampeando" con la enfermedad desde la adolescencia hasta que, en la época de 'Mestres i amics' (2012), salía al escenario "en condiciones que no eran sanas", considera. "Dicen que la anorexia es como un iceberg, que el no comer está en la cumbre y los problemas, en la base. En mi caso hubo un error ideológico: creé un personaje escénico que estaba enfermo", reflexiona. ¿Qué personaje? "Creía que a la gente le gustaba mucho mi fragilidad, y quise llevarla al extremo, con una trascendencia, un sentimentalismo. Se me fue de las manos", asegura.

DAR ESPERANZA

Un día, su hijo, que ahora tiene seis años, le preguntó: "Quan tornaràs, mare?", y de ahí salió el título de este disco, movido por su deseo de "racionalizar" lo que le ocurría. Por eso dice que compuso las canciones para ella, aunque también la motivó "pensar que podían dar un poco de esperanza a quien pasara por algo parecido".

En el Auditori contará con dos invitados del disco, Joan Colomo y Caïm Riba. El tercero, Manolo García, tiene bolo en Madrid. La relación con este se remonta a la colaboración en su disco 'Los días intactos' (2011). "En este tiempo hemos estado muy en contacto. Me aconsejó que, ya que iba a hablar de la anorexia, que las canciones fueran rockeras, no tristes, porque la gente no las querría escuchar", revela.

CRÍTICA CON EL SECTOR

En 'No saps el mal que em fas', la pieza que canta con García, Nadal empieza anunciando "ara és l’hora", lema soberanista, porque quiso asociar los cambios personales con los colectivos. Aunque ella no vive sus días más entusiastas desde un punto de vista patriótico. "Cantar en catalán tiene muchas limitaciones y no le veo mucho futuro. Soy catalanista, independentista, pero veo que este es un sector cerrado y que no se me ha devuelto el esfuerzo que he hecho", considera. Apunta a las discográficas, a los mánagers y a la crítica, que "se mete más con los proyectos pequeños que con los artistas grandes", estima. Y añade: "Quizá es que no tengo la estética moderna, como me han dicho en 'Ànima' y en 'Tria 33'".

'Tornar a mare', un disco más abierto de sonidos y ritmos que los anteriores, está autogestionado y autoproducido. No tardará en llegar otro, anuncia, aunque todavía no tiene el alta médica. "Pero tengo claro que si he decidido tratarme es para seguir viviendo y seguir cantando".

Temas: Música

0 Comentarios
cargando