Ir a contenido

58ª edición de los galardones de la industria musical

El pop sigue reinando en los Grammy

Taylor Swift se lleva el premio al disco del año y Bruno Mars, el de mejor grabación

La actuación de Kendrick Lamar, con cinco premios en categoría de rap, fue lo más destacado de la gala

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

 Taylor Swift, durante su discurso de aceptación del premio al mejor álbum del año por 1989. / AFP / ROBYN BECK

 Taylor Swift, durante su discurso de aceptación del premio al mejor álbum del año por 1989.
 Kendrick Lamar recoge el Grammy al mejor álbum de rap.
 Bruno Mas recoge el premio a la mejor grabación del año por Uptwon Funk.
 Ed Sheeran, Grammy a la mejor canción del año por Thinking Out Lour.
 Lady Gaga, caracterizada como David Bowie, durante la gala de los Grammy.

/

Por un año, los premios Grammy parecían abiertos a ponerse al día y ampliar horizontes, pero una vez más se ha impuesto la tradición. En la 58 edición de los galardones musicales, la Academia de Grabación de Estados Unidos había otorgado 11 candidaturas a Kendrick Lamar y su alabadísimo disco To pimp a butterfly, una colección de canciones de alto octanaje político. De este modo, la industria musical hacía un espacio finalmente al hip hop en las categorías principales. A la hora de entregar los galardones este lunes por la noche, no obstante, los dos premios más importantes han sido para artistas de pop, como es habitual. Taylor Swift ha ganado el de mejor disco por '1989' Bruno Mars Mark Ronson el de mejor grabación por el ubicuo Uptown funk.

Lamar, eso sí, puede considerarse uno de los grandes triunfadores de la velada. Y no solo porque ha arrasado en las categoría de rap con sus cinco gramófonos, sino porque, con su interpretación en directo de 'The blacker the berry' y 'Alright' (lo mejor de una larga ceremonia de tres horas y media) ha dejado de manifiesto su arrolladora potencia, lo reconozca la industria con los premios gordos o no.

EL ALEGATO DE SWIFT

Para Taylor Swift la coronación ha sido dulce. El principal galardón la convierte en la primera mujer que gana dos veces el premio al mejor disco del año (lo hizo en 2010 con 'Fearless'). Le ha permitido, además, reivindicarse frente a críticos como Kanye West, el músico con el que lleva años de encontronazos y que incluso la ha denostado en 'Famous', una de las canciones de su reciente disco 'The life of Pablo'. "Quiero decir algo a todas las mujeres jóvenes: va a haber gente en el camino que tratará de frenar vuestro éxito o llevarse el crédito por vuestros logros o vuestra fama", ha dicho la cantante, que también ha ganado el premio al mejor disco de pop vocal y al mejor vídeo musical por 'Bad blood'. "Si simplemente os concentráis en el trabajo y no dejáis a esa gente que os aparte del camino, algún día llegaréis adonde vais. Miraréis alrededor y veréis que habéis llegado por vosotras mismas y por la gente que os quiere, y esa será la mejor sensación del mundo".

También Kendrick Lamar ha aprovechado su discurso para hacer una reivindicación; en su caso, de un género musical. "Esto es para el hip hop, para Snoop Dogg, para 'Doggstyle', para 'Illamtic', para Nas", ha dicho, citando discos de raperos que nunca han sido reconocidos por la Academia. "Viviremos por siempre, créanlo". 

DE SHEERAN A SKRILLEX

Ha sido también una buena noche para el cantautor británico Ed Sheeran, que ha visto cómo 'Thinking out loud' era reconocida como la mejor canción del año; para Alabama Shakes, que se han llevado cuatro premios con 'Sound and color', incluyendo el de mejor disco de música alternativa y de canción de rock por 'Don't wanna fight', y para Meghan Trainor, que ha ganado como artista revelación (en su segundo año nominada en esta categoría). Chris Stapleton ha conseguido con 'Traveller' el premio al mejor disco de country; The Weeknd ha triunfado en la categoría de mejor disco urbano contemporáneo con 'Beauty behind the madness' y Skrillex y Diplo en la de música electrónica/dance.

De la larguísima lista de 83 premios que se conceden (y que incluye categorías como 'mejores arreglos en un disco instrumental o a capella' o 'mejor envoltorio de una grabación'), solo ocho se han entregado en directo en la gala retransmitida por televisión desde el Staples Center de Los Ángeles (el resto se reparten en una ceremonia previa); una fiesta que, más allá de la brillante actuación de Kendrick Lamar (que ha aparecido en el escenario como un preso encadenado y entonando versos como "vuestro plan es erradicar mi cultura") ha estado dominada por las miradas al pasado y los homenajes.

En este apartado ha brillado con especial intensidad el número que ha hecho Lady Gaga para rendir tributo a David Bowie, en el que ha combinado en solo seis minutos diez de los temas clásicos del desaparecido artista británico. Stevie Wonder, por su parte, ha sido el encargado, junto a Pentatonix, de recordar a Maurice White, fundador de Earth Wind and Fire (y ha aprovechado su intervención para reivindicar más inclusión de gente con discapacidades). Jackson Browne se ha reunido con los Eagles para homenajear a Glenn Frey; Bonnie Raitt, Chris Stapleton y Guy Clarke han sido los encargados del tributo a B.B. King, y Alice Cooper, Joe Perry y Johnny Deep han aparecido como The Hollwyood Vampires para recordar a Lemmy Kilmister, de Motörhead.

0 Comentarios
cargando