Ir a contenido

Siete secretos del padre de James Bond

Algunas curiosidades sobre el creador del espía de ficción más célebre

ELENA HEVIA / BARCELONA

001 UNA MADRE POSESIVA

Hijo de una familia aristocrática, con un padre amigo íntimo de Winston Churchill, caído por el rey y por la patria durante la primera guerra mundial, Ian Fleming vivió buen parte de su vida sometido a su controladora y un tanto casquivana madre. Suele decirse que su proverbial misoginia fue una reacción a esos excesos maternales.

002 MANO DURA

El hipermasculino y predador sexual Fleming fue hasta los 44 años un deseado solterón. Le encantaba fustigar, literalmente, a cuanta amante se le pusiera a tiro. La más constante, Lady Anne Rothemere, mantuvo con él una relación adúltera a lo largo de una década y dos matrimonios. Al quedarse embarazada, el autor accedió por fin a casarse con ella. En sus cartas, Anne rememoraba con cariño aquellos azotes.

003 ESPIONAJE

Antes de convertirse en escritor tardío, Fleming trabajó para el MI-6, pero en las entrevistas solía echarle mucha imaginación a su trabajo como espía, que fue más bien funcionarial. Buena parte de aquellas fantasías las trasladó a sus novelas. La primera de ellas, 'Casino Royale', escrita en Jamaica en 1952 y publicada un año más tarde, fue la culminación literaria de aquellas mitomanías.

004 LA BESTIA 666

Entramos aquí en el terreno de la leyenda porque en la detallada biografía que John Symonds dedica al satanista Aleister Crowley no se menciona el episodio. Fleming aseguraba que acompañó al mago, que se hacía llamar 'La Bestia 666', a entrevistar y desenmascarar a Rudolf Hess, prisionero de los británicos. Lo que sí es cierto es que Crowley fue el modelo directo de sus pintorescos malvados.

005 EL ORNITÓLOGO

Gran amante de los pájaros, tomó el nombre del autor de una guía ornitológica, James Bond, para bautizar a su héroe. Aunque barajó el apellido Secretan, se decantó por un nombre que le parecía más vulgar. Pidió permiso, eso sí, al Bond original. "En contrapartida puede ponerle mi nombre al pájaro más feo que encuentre",  sugirió.

006 'GOLDENEYE'

Su amor por la retorcida novela 'Reflejos en un ojo dorado' de Carson McCullers, hizo que bautizara así la mansión que se compró en Jamaica acabada la guerra y hoy convertida en hotel de lujo para 'celebrities'. Años antes, en 1941, utilizó también ese nombre en la Operación Goldeneye que le llevó a Gilbraltar, donde investigó el potencial peligro de alianza entre Franco y Hitler.

007 KENNEDY Y CASTRO

Que John Fitzgerald Kennedy declarara públicamente que le encantaban las novelas de Fleming multiplicó las ventas de los libros en EEUU. En contrapartida, el escritor regaló al presidente durante una cena regada con abundante alcohol un enloquecido plan para derrocar a Fidel Castro. Se trataba de lanzar octavillas en la isla asegurando la impotencia del líder cubano.

0 Comentarios
cargando