BCNegra

Núria Cadenes gana el Crims de Tinta

La autora cumplió cuatro años de cárcel por tenencia de armas, tras desestimarse su implicación en Terra Lliure

Núria Cadenes, junto al galardón de Crims de tinta 

Núria Cadenes, junto al galardón de Crims de tinta  / ALFREDO GAROFANO

Se lee en minutos

ELENA HEVIA / BARCELONA

El segundo año de su regreso de la mano de RBA-La Magrana, el premio Crims de Tinta vuelve a dar el pistoletazo de salida de BCNegra,BCNegra la semana (en realidad 10 días) del tradicional encuentro de Novela Negra barcelonés, el más activo de todos los que se realizan en la península. Anteriormente organizado por la Conselleria d’Interior de la Generalitat , Crims de Tinta es, por así decirlo, el  hermano pequeño y en catalán del Premio Internacional de Novela Negra que este año le corresponde a la norteamericana, pero italiana de corazón, Donna Leon.

Si en el pasado Crims de Tinta reveló la valía como autores de un mosso d’esquadra, el hoy consolidado Marc Pastor, y del malogrado subinspector de la Guardia Urbana Agustí Vehí, la ganadora de este año se sitúa en un lugar muy distinto a aquellas coordenadas. Se trata de Núria Cadenes que con ‘Tota la veritat’, incursiona por primera vez en la novela negra, después de hacerlo en el relato policiaco gracias a la antología ‘Elles també maten’. La historia personal de Cadenes daría para una novela del género y muestra algún paralelismo con la del italiano Massimo Carlotto, hoy importante especialista en ‘giallo’ que, militante de la organización de extrema izquierda Lotta continua en los 70, pagó con la cárcel por un crimen que, él sostiene, nunca cometió.

ANTECEDENTES

Te puede interesar

 A los 18 años, en 1988, la hoy periodista y escritora Cadenes, que entonces firmaba Cadenas y era miembro del grupo independentista Maulets, fue detenida acusada de participar en un frustrado atentado de Terra Lliure. Juzgada junto a tres miembros de esa organización y acusada con ellos de pertenecer a banda armada en primera instancia, el Tribunal Supremo decidió en 1992 absolverla de la acusación por falta de pruebas, después de una larga campaña a su favor en sectores independentistas catalanes,  pero sí mantener el delito de tenencia ilícita de armas. Ese mismo año fue puesta en libertad tras haber cumplido cuatro años de cárcel.

Tras su liberación estudió Historia en la Universidad de Barcelona y posteriormente ejerció como periodista en la revista ‘El Temps’, en Valencia.  Actualmente vive en esa ciudad, donde, además, trabaja como librera y tiene en su haber cinco libros previos.