Ir a contenido

ENTREVISTA

Laia Marull: "Hacer 'La llista' equivale a un máster en interpretación"

La actriz afronta en el Lliure su primer monólogo, un premiado texto de la canadiense Jennifer Tremblay, dirigida por Allegra Fulton

Marta Cervera

Laia Marull, en el Lliure, donde ofrecerá su primer monólogo.

Laia Marull, en el Lliure, donde ofrecerá su primer monólogo. / ALBERT BERTRAN

Laia Marull (Barcelona, 1973), ganadora de tres premios Goya, afronta en el Espai Lliure su primer monólogo con 'La llista', premiada obra de la canadiense Jennifer Tremblay. En ella encarna a una madre y ama de casa obsesionada por hacer listas de cosas que debe hacer y que se siente responsable de la muerte de una vecina.   

¿Cómo descubrió este texto?
Fue gracias a la actriz Allegra Fulton, a quien conocí en un rodaje en Canadá hace años. Ella había interpretado la obra y preparaba el segundo monólogo de esta trilogía sobre mujeres. Me desafió a hacerla y se comprometió a dirigirme.

¿Qué ha supuesto trabajar a las órdenes de una actriz que había representado ese mismo papel?
Allegra ha sido muy respetuosa. Ha dejado que saliera de mí el personaje sin imponer nada. Es el tipo de persona que te da las claves de la obra pero deja que encuentres tu propio camino. Ha sido muy enriquecedor trabajar con ella. Tiene mucha experiencia y como es una actriz supercompleta me ha ofrecido muchas herramientas. Ha sido muy interesante. Hacer 'La llista' ha sido como hacer un máster de interpretación.

Ella no reside aquí. ¿Cómo se organizaron?
Primero establecimos las bases del trabajo en septiembre. Trabajamos todo el equipo de forma intensa durante diez días. Allegra es muy eficiente y nos entendimos muy bien. Después nos mantuvimos en contacto vía Skype hasta que ha venido para los ensayos este último mes.

"La obra refleja esa obsesión de llegar a todo y ocuparnos en mil asuntos olvidando a veces lo más importante, como la amistad o nuestra capacidad de ayudar"

¿Qué le atrajo del texto?
Me interesó porque aborda muchos temas, como el individualismo, las ganas de ser mujeres perfectas o las prioridades que nos marcamos. La protagonista no para de hacer listas de cosas. En ellas refleja esa obsesión de llegar a todo y ocuparnos en mil asuntos olvidando a veces lo más importante, como la amistad o nuestra capacidad para ayudar. Otro tema que trata es nuestra responsabilidad, como individuos y como sociedad, ante los demás. Es una historia conmovedora. No es una disertación acerca de cómo hay que vivir, pero expone algunos de los puntos débiles de nuestra sociedad. Por ejemplo, esa obligación de ser mujeres perfectas a todos los niveles. Es una autobligación que te sobrepasa. En teoría, la mujer ha evolucionado pero la verdad es que ella no solo ha de demostrar su valía como mujer, sino como ama de casa, madre…

Este es su primer monólogo ¿Qué ha sido lo más duro?
La capacidad de concentración que requiere. Al no haber nadie que te dé la réplica, has de estar al cien por cien todo el rato. Necesitas mucha precisión e imaginación. Estoy sola en escena, con apenas escasos elementos a los que agarrarme: solo hay una silla, una mesa y unos zapatos.

"Ahora hay poco trabajo. Cuesta mucho más sacar adelante proyectos. La falta de dinero hace que algunos se retrasen y cuando salen, todo se hace con menos medios"

En los últimos años, su carrera ha basculado más hacia el cine y la televisión que hacia el teatro...
Lo ideal es poder combinarlos. Son mundos muy diferentes. Me encanta trabajar con el público cerca, como ahora, pero también disfruto frente a una cámara. Lo que no me gusta es mezclarlos. Ahora estoy metida de lleno en 'La llista' y quiero concentrarme en ella. Me gusta disfrutar de cada cosa que hago.

Su última aparición en televisión ha sido como la reina Juana en 'Carlos, Rey Emperador'. ¿Cuáles son sus próximos proyectos?
Por suerte, el año pasado hice muchas películas que se van a estrenar este año: está 'Quatretondeta', de Pol Rodríguez, una comedia berlanguiana; 'La Xirgu, l’actriu', para TV3; la película 'La madre', mi segunda con Alberto Moraes, donde tengo un rol secundario pero muy potente, y 'Brava', de Roser Aguilar.

En estos tiempos, solo ruedan tanto los privilegiados.
Hay poco trabajo, cierto. Cuesta mucho más sacar adelante proyectos. La falta de dinero hace que algunos proyectos se retrasen y cuando salen, todo se hace con menos medios. Por eso en parte quise hacer este monólogo, quería tener algo que me permitiera trabajar de forma independiente.

Por cierto, ¿usted hace listas?
Las mías no son tan concretas ni tan específicas como las de mi personaje. Las mías son  flotantes. La única lista a la que atiendo ahora es la que voy a realizar cada noche a partir del jueves en el Espai Lliure. 

Temas: Teatre Lliure