Ir a contenido

MEMORIAL EN EL PALAU DE LA MÚSICA

Homenaje a Carmen Balcells de sus "niños mimados"

Mario Vargas Llosa, Carme Riera, Eduardo Mendoza y Nélida Piñón recuerdan la defensa de los derechos de los autores que emprendió la agente literaria

Joas Manuel Serrat con 'Paraules d'amor' y los familiares y trabajadores de la agencia, en lo alto del escenario, han cerrado el acto

ERNEST ALÓS / BARCELONA

El hijo de Carmen Balcells, Lluís Miquel Palomares, las tres nietas de la agente y el equipo de la agencia literaria, en el escenario del Palau de la Müsica durante el homenaje a Carmen Balcells.  / ELISENDA PONS

El hijo de Carmen Balcells, Lluís Miquel Palomares, las tres nietas de la agente y el equipo de la agencia literaria, en el escenario del Palau de la Müsica durante el homenaje a Carmen Balcells. 
Eduardo Mendoza en el acto de homenaje a Carmen Balcells.
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa junto a la alcaldesa Ada Colau, en el acto de homenaje a Carmen Balcells.
Actuación de Joan Manuel Serrat en el homenaje a Carmen Balcells.

/

Algún día Barcelona tendrá la calle Carmen Balcells que ha reclamado desde el escenario del Palau de la Música Carme Riera. Tarde o temprano, las instituciones se pondrá de acuerdo en impulsar la fundación que quiere crear su hijo. Algún día se abrirá a los estudiosos el acceso al archivo que el Ministerio de Cultura ha comprado y ha trasladado ya a Alcalá de Henares. Pero de momento lo que queda es el agradecimiento de los autores para quienes arrancó condiciones ventajosas de sus editoriales y que fueron clientes y amigos (por este orden según las palabras de Balcells; no necesariamente así según los autores que, como esta noche Eduardo Mendoza, confiesan haber sido sus "niños mimados") y una agencia en funcionamiento con 300 autores representados. Unos y otros han subido esta noche en el acto memorial dedicado a la agente literaria fallecida el pasado mes de septiembre: Carme Riera, Mario Vargas Llosa, Eduardo Mendoza y Miquel de Palol con su presencia, Nélida Piñón y Juan Goytisolo con palabras enviadas a distancia, Gabriel García Márquez y Manuel Vázquez Montalbán desde el recuerdo y el hijo de Balcells, Lluís Miquel Palomares, y el personal agencia en pleno, como gesto de continuidad.  

CARME RIERA

Carme Riera ha abierto el acto recordando la "desbordante humanidad, la fuerza abrasadora, el entusiasmo desbordante, la capacidad de seducir y la autoridad que hicieron un mito"  de la "superagente 007", la "Mamá Grande de Barcelona" que decía no dar consejos, sino órdenes, y que plantó cara a los editores para acabar con un régimen, ha dicho la académica, de "condiciones draconianas que nos condenaban a cadena perpetua".

MARIO VARGAS LLOSA

Mario Vargas Llosa, que acudió al acto acompañado de Isabel Preysler para revuelo de los medios gráficos, ha estado presente por partida doble, con la proyección de su discurso de felicitación a Balcells cuando esta cumplió 80 años y con una intervención desde el escenario en la que, emocionado, se ha despedido con un "Carmen querida, Mamá Grande, amiga, descansa en paz" después de reprocharle a la agente, a la que ha definido como "práctica, honesta y soñadora", la "mala idea de haberse ido en estos días turbios, tan difíciles, en que su experiencia, sabiduría y genio nos hubiese ayudado a ver más claro".

Vargas Llosa ha responsabilizado al poder de atracción de Carmen Balcells de que Barcelona se convirtiese en los años 60 y 70 "en la capital de la literatura latinoamericana", el lugar donde todos los escritores de ese continente querían venir como los de las generaciones anteriores peregrinaban a París ("en esos años era en Barcelona donde se tenía que estar"); a su protección personal, que autores como él pudiesen dedicarse profesionalmente a la literatura; y a su capacidad combativa haber acabado con las viejas prácticas de los editores, "una relación de naturaleza feudal" con "cláusulas abusivas, auténticamente esclavistas, en que el autor quedaba de por vida atado al editor". Algo que generó entre los editores, dijo Vargas Llosa, sucesivamente "inseguridad, temor y odio", hasta que finalmente vieron las ventajas de las nuevas reglas del juego.  

EDUARDO MENDOZA

Por su parte Eduardo Mendoza ha representado la voz de los escritores que, por residir en Barcelona, mantenían una relación más cotidiana con la agente y podían experimentar a menudo esos míticos almuerzos, pasear por el "cráter de un volcán en erupción" que era la agencia con su presencia o recibir los "favores, detalles y regalos de los que se podrían escribir volúmenes enteros" y que convertían a los escritores en los "niños mimados" de la agente.

La voz del desaparecido Nobel colombiano Gabriel García Márquez ha estado representada por sus dos hijos, Gonzalo y Rodrigo García Barcha, el segundo de los cuales ha recordado la relación familiar que los unía a una mujer "sólida como una pirámida y frágil como un merengue". 

LAS INSTITUCIONES

La confluencia de instituciones en el acto de homenaje (ha servido también para facilitar algunos intercambios de opiniones sobre el destino del archivo de la agencia Balcells (inamovible, aunque el teniente de alcalde Jaume Asens insistió al secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, que a pesar de que lo haya adquirido el Estado el lugar donde debería estar depositado es Barcelona) y sobre la posibilidad de crear, con el apoyo de las instituciones públicas, una Fundación Carmen Balcells con sede en la capital catalana, en lo que según Lassalle "se está trabajando sin concreción de momento". 

0 Comentarios
cargando