ESTRENO DE CINE

Shakespeare, el guionista universal

Ante el estreno de una nueva adaptación de 'Macbeth', los autores del ensayo 'El mundo, un escenario' reflexionan sobre la relación del Bardo con el cine y la televisión

Marion Cotillard y Michael Fassbender en el ’Macbeth’ de Justin Kurzel.

Marion Cotillard y Michael Fassbender en el ’Macbeth’ de Justin Kurzel.

Se lee en minutos

El estreno de una nueva adaptación cinematográfica de 'Macbeth', dirigida por el australiano Justin Kurzel bajo pabellón británico, escrita por el cineasta estadounidense Todd Louisso e interpretada por Michael Fassbender y Marion Cotillard, coincide con la publicación del brillante ensayo 'El mundo, un escenario' (Anagrama), de Jordi Balló y Xavier Pérez, que rastrea la influencia de Shakespeare en las ficciones audiovisuales contemporáneas. Nada más pertinente, dadas las ideas sobre Shakespeare como guionista universal e invisible vertidas en ese libro y la fuerza de un texto como 'Macbeth', llevado ya a la pantalla, grande y pequeña, en 160 ocasiones desde 1898, que establecer un diálogo con Balló y Pérez en torno a las relaciones del dramaturgo inglés, y de Macbeth en particular, con el cine y la televisión.

La versión de Kurzel refuerza el sentido atávico y violento del texto, permitiéndose también fugas estéticas bien integradas en el relato, como es el caso del filtro rojo con el que filma el duelo entre Macbeth y Macduff. Sobre las versiones de Orson Welles (1948) y Roman Polanski (1971), comenta Xavier Pérez: "Welles busca un vigor primitivo y alucinado, en clave de pesadilla claroscura, perfectamente acorde con la obra. Polanski pone sobre la mesa el vigor  juvenil de los protagonistas, sexualiza la historia y la baña de un color que hace más visible la sangre y la violencia".

UNIVERSALIDAD

Tras alabar "la generosa amplitud del ideario shakesperiano", Pérez destaca algunos factores de la versión libre de Akira Kurosawa, 'Trono de sangre' (1957): "Renuncia al texto literal, pero su traslación al marco épico de las guerras de samuráis contiene intacto el valor moral de la obra, demuestra su universalidad". El autor subraya que “Kurosawa se permite iluminar mejor las razones de Lady Macbeth (su convicción de que si Macbeth no actúa después de la profecía, será el rey Duncan quien irá a por él), acentuando el sentimiento conspirativo siempre presente en las obras del Bardo".

En el filme de Kurzel, a diferencia del de Kurosawa, Lady Macbeth diluye su protagonismo. Es, sin duda, una de las figuras más inspiradoras de todos los personajes femeninos de Shakespeare. Buenos ejemplos de esa influencia son los personajes encarnados por Robin Wright Penn y Connie Nielsen en las teleseries 'House of cards' y 'Boss', respectivamente. "Como Medea o Antígona, Lady Macbeth subvierte el canon de la feminidad del cine clásico. Es por ello que reaparece con tanta fuerza en series como estas dos, sosteniendo al marido en su ascensión al poder", apunta Jordi Balló. Pero hay un aspecto importante que recalca el autor: "Lo hacen con nuevos matices: aspiran al protagonismo que merecen como personajes, a ser también Macbeth".

ASCENSO Y CAÍDA

¿Hasta dónde más puede extenderse la influencia de Macbeth? Según Balló, "conocemos la historia de Macbeth porque vivimos con ella, reproducida centenares de veces en toda película o serie sobre la ambición desmesurada del poder. De 'Scarface' a 'House of cards', Macbeth está siempre ahí, en sus diversas etapas: una profecía, una traición conspirativa para derrocar al superior, un ascenso basado en la crueldad, una soledad progresiva en la cumbre, un delirio de sentirse atacado por todos y una caída imparable, ya anunciada". La universalidad del texto es absoluta: "Ese carácter cíclico es tan enorme -argumenta Balló- que influye en la percepción de la propia realidad que nos envuelve: toda lucha política, empresarial, del mundo del espectáculo o del deporte se narra hoy casi siempre en clave 'macbethiana'".

Jordi Balló

Coautor de 'El mundo, un escenario'

"Toda lucha política, empresarial, del mundo del espectáculo o del deporte se narra hoy casi siempre en clave 'macbethiana'"

La naturaleza (bruma, parajes yermos, desiertos) es determinante en Shakespeare. Esta influencia se rastrea en Kurosawa, en el Béla Tarr de 'El caballo de Turín' o en el Gus van Sant de 'Gerry'. Al referirse al director japonés, los autores del libro hablan de una escenografía de la catástrofe. Para Pérez, "Kurosawa es uno de los mejores activadores dramáticos de la naturaleza en el cine.  En sus películas, y no solo en las adaptaciones directas de Shakespeare como 'Trono de sangre' y 'Ran', la lluvia, el viento o la niebla dinamizan los conflictos y provocan el movimiento obligado de los personajes, como Shakespeare llevó al extremo en la tormenta central de 'El rey Lear'".

UN VISIONARIO

'Macbeth' es enormemente física (la niebla, el fuego, el bosque que asciende hasta el castillo) y sus versiones al cine se han apuntalado, con estilos diferentes, en esa idea. Balló reivindica el carácter visionario del dramaturgo: "Es como si Shakespeare intuyera las posibilidades del cine, de un sistema de representación que sería capaz de ir más allá de las limitaciones de las tablas del escenario. Puso en circulación una naturaleza activa, decisiva en la acción y en la percepción psicológica de los personajes atrapados por este protagonismo de los elementos".

Te puede interesar

David Simon, creador de 'The Wire', quiso desmarcarse de la influencia del Bardo presente en algunas de las mejores series de la cadena HBO, como 'Deadwood' y 'Los Soprano', pero Pérez ve también matices shakespearianos en esta serie: "Hay en Shakespeare otra dimensión, la de la trama coral, la del protagonismo repartido entre todas las clases sociales y el tratamiento democrático de cada 'secundario' como si fuese un monarca. Eso está presente en 'The Wire' o en 'Treme'. Como Shakespeare, Simon transmite la idea de que todos los personajes tienen sus razones, y de que todos merecen obtener la misma intensidad en su tratamiento dramático".

Las tres versiones más celebradas