Ir a contenido

NUEVA ETAPA TRAS 25 AÑOS DE SINGLADURA

'Reset' en la Fundació Tàpies

El centro del artista estrena director y aborda una transformación integral

Natàlia Farré

La Bataille de Hastings (1956), de Georges Mathieu. 

La Bataille de Hastings (1956), de Georges Mathieu. 

La Fundació Tàpies estrena nuevo director, Carles Guerra, y nueva etapa. Los 25 años cumplidos este 2015 imponen examinar el pasado y enfocar hacia un nuevo futuro. Las cosas no son ahora como eran en 1990. Entonces el MNAC estaba cerrado por obras y el Macba era solo un proyecto. Antoni Tàpies estaba vivo y con fuerzas para impulsar la institución que lleva su nombre. Y el país y la sociedad nada tenían que ver con el país y la sociedad de hoy en día. Por no hablar de la coyuntura económica actual y la de hace un cuarto de siglo. Todo ello ha llevado a sus responsables a hacer balance de lo hecho y decidir poner la fundación al día: "A abordar una transformación integral que supone un auténtico ‘reset’, con continuidad con lo más positivo de estos 25 años pero también con planteamientos de nuevos retos", explica Xavier Antich, presidente del Patronato de la institución. Un ‘reset’ que empieza ahora pero tienen el 2020 como horizonte.

Harun Farocki y el arte informal protagonizarán dos de las exposiciones de la nueva temporada 

Lo conseguido hasta la fecha no es poco. En estos 25 años se ha situado a  la fundación como centro de referencia en el mapa internacional, no solo como un espacio que gira alrededor de la obra de un artista, Antoni Tàpies, sino también como un lugar donde se abordan las prácticas contemporáneas de manera innovadora y experimental. El reto, ahora, es enderezar la institución impulsando el mecenazgo y el patrocinio, y la captación de recursos propios que permitan la supervivencia del centro y su singularidad de institución privada con vocación de servicio público. "No se trata tanto de fatiga como de consciencia de que el modelo que ha funcionado hasta ahora ya no se sostiene", apunta Guerra. Mucho tiene que ver con ello la disminución en 5 años de las aportaciones públicas en 250.000 euros, de manera que la dotación de las administraciones supone a día de hoy solo el 44% del presupuesto total (1,9 millones).

La apuesta por la "transformación integral", en palabras de Antich, pasa por la relectura de los tres grandes vértices que sustentan la fundación: la gobernanza, el equipo y el público. Los primeros cambios ya están en marcha: el patronato acogerá cuatro nuevos miembros en breve y se ha liberado una planta del edificio para ofrecerla a colectivos y profesionales de la ciudad. No en vano, "el gran reto es no pensar en que lo único que necesitamos para funcionar es dinero, también son necesarios una complicidad y un contacto permanente con los públicos", según Guerra.

REVISIÓN E INVESTIGACIÓN

La nueva etapa empieza con cambios y anuncio de grande transformaciones, pero también con nueva programaciónUn programa que empezará en enero con la muestra 'Documents d’acció. Obres de les col·leccions Denney i Cordier (1947-1965)', centrada en el arte informal y con piezas de Fontana, Mathieu, Dubuffet y el grupo Gutai, entre otros. Y continuará con una monográfica, en junio, de uno de los referentes más importantes de la segunda mitad del siglo XX: el cineasta, crítico y activista Harun Farocki. La exposición, realizada conjuntamente con el IVAM, presentará las películas militantes de la década de los 60 y sus grandes instalaciones de los últimos años, entre ellas la inédita en España 'Labour in a single shot'. Cerrará la trilogía de exposiciones, en noviembre, el joven creador Oriol Vilanova y su archivo de más de 30.000 postales. Y es también un programa que no olvida a Tàpies, ni en la exposición de su obra (que se exhibirá entre enero y mayo), ni en la revisión e investigación de su producción, en la que Guerra quiere poner "mucha energía", asegura. 

0 Comentarios
cargando