24 oct 2020

Ir a contenido

CRÍTICA

'La próxima vez apuntaré al corazón': en la piel del asesino

Quim Casas

Tráiler de ’La próxima vez apuntaré al corazón’. Estreno 11 de Diciembre

La próxima vez apuntaré al corazón ★★★★

Dirección: Cédric Anger
Con: Guillaume Canet, Ana Girardot, Jean-Yves Berteloot
Título original: 'La prochaine fois je viserai le coeur'
País: Francia
Duración: 111 minutos
Año: 2015
Género: 'Thriller'
Estreno: 11 de diciembre del 2015

Hay mucho de la variante genérica anglosajona del 'serial thriller' en 'La próxima vez apuntaré al corazón', ya que reconstruye el caso real de un asesino de muchachas que en 1978 tuvo atemorizada a toda una comarca francesa. Pero también es una película cercana a algunos postulados de Claude Chabrol, el cineasta que mejor representó en Francia el relato policíaco como excusa para retratar a la burguesía de provincias. Tiene igualmente elementos característicos del 'thriller' psicológico, la creación de un ambiente inquietante y malsano sin recurrir a los efectismos tradicionales y el deseo de trascender el propio personaje, pura ambivalencia moral en todos los sentidos, para mostrar el estado de ánimo global ante una situación límite.

El director respeta algunas reglas del juego pero crea un producto altamente personal. Es cine de género pero también película de autor. No es de extrañar, pues Cédric Anger fue durante la década de los 90 crítico de la revista 'Cahiers du cinéma', y bien como director –'Le tueur' (2007) es otro 'thriller' psicológico y 'L’avocat' (2011) contempla la corrupción de la abogacía– o guionista para otros –'Le petit lieutenant' (2005), de Xavier Beauvois, excelente retrato costumbrista de la policía judicial parisina–, ha contemplado el género criminal con una mezcla de clasicismo y modernidad.

El trabajo interpretativo y dual de Guillaume Canet es otro elemento esencial en esta elección dramática. Canet es también proclive al género policial en sus diversas variantes: protagonizó 'Les liens du sang' y dirigió años después 'Lazos de sangre', el 'remake' estadounidense de este mismo filme. Anger envuelve al personaje con la introversión y tensión necesarias y Canet despliega contención y exceso a partes iguales. El polar francés y sus derivaciones sigue en activo.