El Palau Sant Jordi se le queda pequeño a Adele

Doctor Music vende todas las entradas para ver a la cantante inglesa el 24 de mayo..., y también el 25

Cartel del nuevo disco de Adele, 25, en las calles de Nueva York

Cartel del nuevo disco de Adele, 25, en las calles de Nueva York / EFE / JUSTIN LANE

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO / BARCELONA

El huracán Adele sigue arrasando todo lo que encuentra a su paso en el planeta pop. Después de que las ventas de su disco '25' convirtieran en poco más que meras anécdotas los últimos lanzamientos discográficos de ídolos juveniles tan consolidados como Justien Bieber y One Direction ('25' solo ha necesitado una semana en las tiendas para llegar a ser el disco más vendido del año 2015), ahora son las entradas de los conciertos de la gira europea de la cantante británica las que vuelan con asombrosa velocidad. Y Barcelona no ha sido una excepción.

Apenas una hora duraron las localidades que la promotora Doctor Music puso a la venta para ver a Adele en el escenario del Palau Sant Jordi el próximo 24 de mayo. Tanta confianza tenían los organizadores en el tirón de la cantante, que ya tenían reservado el mismo recinto para acoger una segunda actuación al día siguiente. De modo que, en cuanto se acabaron las entradas para la primera cita, Doctor Music anunció el concierto del 25 de mayo y puso las localidades a disposición de los fans, que tardaron poco más de una hora en agotarlas de nuevo.

SEMANA GRANDE

Noticias relacionadas

De este modo, la cuarta semana de mayo del 2016 se convertirá en algo así como la semana grande del pop británico en la Anella Olímpica de Montjuïc, ya que inmediatamente después de las dos actuaciones de Adele en el Palau Sant Jordi será el grupo Coldplay el que se instalará dos noches en el Estadi Olímpic (26 y 27 de mayo) para presentar su disco 'Head full of dreams'.

'25', cuyas ventas han alcanzado cifras de récord en el Reino Unido y en Estados Unidos (en este último país despachó casi 3,4 millones de copias en una semana), lidera también la clasificación española, por delante de El Último de la Fila y Manuel Carrasco, aunque no ha llegado aún a vender las 20.000 unidades que le brindarían el Disco de Oro.