Ir a contenido

Cuatro aventuras en tres continentes

'Vae victus' hace pasar a Martí Zuviría por una guerra india en 1715, la invasión francesa de 1719, una venganza fría en 1730 y el viaje del capitán Cook en 1768

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Albert Sánchez Piñol publica la segunda parte de Victus, Vae Victus.

Albert Sánchez Piñol publica la segunda parte de Victus, Vae Victus. / RICARD FADRIQUE

‘Americanus’: Martí Zuviría y la guerra yama

En el primero de los cuatro episodios de ‘Vae victus’, ‘Americanus’, Martí Zuviría escapa por los pelos de Barcelona y va a parar a Carolina del Sur, donde es hecho cautivo por los indios yama y participa en la guerra de estos contra los británicos en 1715. “Es apasionante. Me iba perfecto poner a Zuviría en una guerra en la que los indígenas están a punto de ganar”, dice Albert Sánchez Piñol. El líder yama es un cacique, Caesar, que en la realidad tuvo un papel algo distinto. Pero ese conflicto fue tan enrevesado que el escritor ha preferido “simplificar un poco”.

‘Hispaniensis’: Carrasclet y Berwick en 1719

En 1719 se giran las tornas. Felipe V desafía a toda Europa, intenta recuperar Italia y Francia lo pone en cintura. Unos 8.000 catalanes se suman a la campaña. Martí Zuviría acaba encontrándose de nuevo con el duque de Berwick, el aristócrata que expugnó algo más que los muros de Barcelona y ahora promete a los catalanes que recuperarán las libertades (mintiendo, claro) y con Carrasclet, líder guerrillero. ¿Héroe o bandolero mitificado? “Es cierto que tiene sus detractores, pero no hay fuentes que te digan que era un chorizo. La gracia del relato era el pacto fáustico entre Carrasclet y Berwick”.

‘Magna parens’: Federico II de Prusia y una venganza

Un atisbo del futuro que le espera a Martí Zuviría, dando saltos por las cortes de la Europa del siglo de las Luces hasta acabar dictando sus memorias en la Viena de 1789. Aquí conoce a Federico II de Prusia, en 1730, y su apoyo le permite introducirse de nuevo en Barcelona para cobrarse una cruel venganza pendiente desde 1714. “Federico el Grande es un personaje apasionante: es un intelectual, escribe muy bien, es homosexual y su padre para curarle ejecuta a su amante delante suyo, y acaba siendo el gran conquistador de Europa”, explica Sänchez Piñol.

‘Australis’ con el capitán Cook en Nueva Zelanda

En 1768, con 70 años, Martí Zuviría se embarca en expedición del capitán Cook para observar el tránsito de Venus desde Tahití. El experimento es un fracaso pero acaban descubriendo nueva Zelanda. “El último episodio podría no haberlo puesto, pero James Cook siempre me ha apasionado. Los del XVIII eran tan diferentes de los exploradores del siglo XIX, que se abrían paso a tiros…”, explica el novelista.  “Me iba bien acabar con Zuviría abandonado en una playa bárbara. Y ya tengo programado –añade- cómo lo salvan: poco después pasó por ahí un francés, y me lo puedo llevar a América…”   

Temas: Libros

0 Comentarios
cargando