Ir a contenido

ENTREVISTA

El Barrio: "Parece que juegue siempre en casa"

José Luis Figuereo Franco presenta el espectáculo con orquesta y coro 'Esencia' este sábado en el Palau Sant Jordi

Luis Troquel

El Barrio, en una imagen promocional de Esencia.

El Barrio, en una imagen promocional de Esencia.

Sabe de sobras lo que es llenar el Palau Sant Jordi. Y no es la primera vez que repite la hazaña en un mismo año. Tras un paréntesis artístico y vital, regresó el pasado enero y vuelve este sábado 14 de noviembre con su sempiterno sombrero. Pero en esta ocasión, todo sonará diferente. El gaditano José Luis Figuereo Franco, más conocido como El Barrio, viene rodeado de más de 70 músicos: con orquesta de cuerda, 'big band', coro de gospel… Un colosal espectáculo cuyo estreno en el Teatro Real de Madrid acaba de publicarse en el CD+DVD 'Esencia'.

–Por un día, el emblema del Teatro Real no fue la corona sino el sombrero.

–Me apetecía hacer algo en un sitio recogidito y apostar por una cosa distinta, algo que en estos tiempos ya es complicado. Y como parece que El Barrio juega en casa siempre, se llenó de gente de los míos.

–Ningún otro artista ha llenado tantas veces el Palacio de los Deportes de Madrid. ¿Ahora se le identificará más con el Real?

–Yo soy más de baloncesto (risas)… De hecho, en diciembre volvemos con este mismo espectáculo al Palacio de los Deportes.

–'Esencia' incluye cuatro inéditos, dos de ellos versiones. ¿'No volveré' la conocía por los Gipsy Kings?

–Como casi todo el mundo. Me trae recuerdos de muy jovencito, cuando en la discoteca todos esperábamos que pincharan los lentos para bailar con alguien y poderte pegar más, ya sabe…

–Y aún era más joven cuando oyó por primera vez 'Hola ¿cómo estás'?

–Doce años solo tenía. Como tantas otras canciones de Peret, mi padre la escuchaba mucho en casa y yo luego, más adelante, he aprendido mucho de su forma de hacer la rumba. Siempre ha sido uno de mis referentes. Fue una maravilla poder cantar este 'Hola ¿cómo estás?' a dúo con él. Un año antes de que falleciera se lo propuse, le dije: "Soy un artista de Cádiz que me gustaría cantar contigo". Y enseguida aceptó, porque nunca fue un echado 'p’atrás'. La grabamos en su estudio, cerca de Barcelona, con toda su familia por allí.

–Este dúo tenía que haber salido en su anterior disco, 'Hijo del Levante', pero no ha visto la luz hasta ahora.

–Cuando se publicó hacía muy poco que había fallecido y me parecía una falta de educación no guardarle respeto ni luto. Cuando se muere un artista, las mismas discográficas que igual prescindieron de él hace 20 años ya están planchando sus discos, pero eso no va conmigo.

–¿Prefiere a los artistas de otras épocas?

–Es que es como si yo no perteneciera a esta época. Con la edad que tengo todavía escucho las cosas antiguas, me he quedado anclado en otro tiempo.

–¿En el siglo XX?

–Exactamente. Siento nostalgia de cosas que ya se estaban perdiendo cuando yo nací: la época del Beni de Cádiz, de Manolo Caracol… De aquellos flamencos antiguos que se reunían en una trastienda donde cantaban, bailaban y tomaban vasos de vino; todavía no circulaban tanto el whisky, la ginebra y todo eso.

–¿Había entonces más inocencia?

–Claro. El españolito de aquel tiempo no se enteraría de 'ná', o no quería enterarse, pero salía adelante. Ahora nos hemos vuelto todos muy recatados, todo se mira con lupa. Sale una noticia en la tele y todos queremos ser partícipes de ella, todos queremos opinar de todo, ser como los políticos...

–¿A El Barrio hay que darle de comer a parte?

–Tampoco es eso, soy una persona igual rara pero más que nada porque me creé una soledad no impuesta. Me gusta centrarme en mí mismo. Desde chiquitito siempre he andado solo, y luego ya, cuando empecé como guitarrista, recuerdo me cogía el tren solito a buscarme la vida. Lo que contaba en la canción 'Me voy al mundo'.

0 Comentarios
cargando