Ir a contenido

World Press Photo, una ventana al mundo en el CCCB

La exposición recorre los principales acontecimientos del año a través de las mejores imágenes

Natàlia Farré

Jon y Alex amándose en su apartamento de San Petersburgo.

World Press Photo, la exposición que reúne las mejores imágenes de fotoperiodismo del mundo y una de la que más visitantes genera en la ciudad -43.210, en el 2014-, llega al Centre d’Art Contemporani de Barcelona (CCCB), hasta el 13 de diciembre, con una clara intención: invitar al espectador a ‘Ver para entender’, un lema que según Silvia Omedes, la directora de Photographic Social Vision, la entidad que organiza la exposición, “encaja con la filosofía de la institución: acercar la fotografía para entender el mundo y para entendernos mejor a nosotros mismos”. 

Y lo que hay que ver son las 134 instantáneas y 7 piezas multimedia premiadas en la última edición del concurso. “Unos trabajos que tienden a entrar más en el ámbito doméstico y hablar más de nosotros”, apunta Omedes. Teoría que apoya el ganador de esta edición, Mads Nissen, que se ha llevado el galardón con una fotografía de dos homosexuales rusos en la cama. “Necesitamos más imágenes íntimas, que permitan al espectador contactar con el tema”, sostiene.

DENUNICA DEL MIEDO

La de Nissen es la que abre la muestra. Una instantánea de Jon y Alex amándose en su apartamento de San Petersburgo. La pieza es más que una fotografía de amor, es la denuncia del miedo que viven las parejas homosexuales en Rusia tras “la homofobia radical que experimenta el país con grupos organizados que se dedican a torturar”, explica el ganador. Y “es también un espejo en el que mirarnos y preguntarnos si realmente somos tan tolerantes como nos creemos”, afirma. El trabajo surgió a raíz de un incidente que Nissen presenció en un desfile gay en Sant Petersburgo, cuando de repente de la nada salió una especie de “hooligan homófobo” y sin mediar palabra atizó un golpe a un amigo suyo. Cuenta que no supo reaccionar al momento: “No tomé ninguna foto”. Pero cuenta, también, que el incidente le tocó emocionalmente. Así que decidió “documentar la homofobia con el poder de su cámara”.

La imagen no ha esquivado la polémica, no por el tema sino por su factura. No se exhibió en el último festival de Visa pour l’image, el otro certamen por excelencia de fotoperiodismo, como tampoco se expusieron por primera vez en el encuentro el resto de fotografías galardonadas con el World Press Photo. La raíz del desencuentro hay que buscarla en la diferente concepción del fotoperiodismo que tienen ambas instituciones. Para los primeros, defensores del fotoperiodismo más radical, durante los últimos años el World Press Photo está premiando imágenes que utilizan la escenificación como recurso, explica Omedes. Y la Nissen  es una de ellas.

MESSI Y LA COPA

En la exposición, la imagen compite en atención con otra instantánea impactante, la tomada por Massimo Sestini cerca de la costa de Lampedusa con una barca abarrotada de inmigrantes momentos antes de ser rescatada por una fragata de la Operación Marenostrum. El mismo tema tratado por el único español galardonado en esta edición Carlos Spottorno. Y es que el drama humanitario que vive en Mediterráneo y la crisis de los refugiados son, junto a la tragedia del ébola y el conflicto de Ucrania, los temas más tratados en los trabajos presentados esta edición.

Con todo, el World Press Photo también tiene instantáneas amables. La mayoría en el apartado de deportes: Impagable es la cara de Messi embobado ante la copa del mundo de fútbol que Argentina acababa de perder en el último mundial. Y es que así es el mundo y así lo retratan los fotoperiodistas. Capaces “de encuadrar la realidad magmática y por lo tanto escoger lo que queda dentro y lo que queda fuera. Y con lo que queda dentro explicarlo todo”, sentencia Vicenç Villatoro, director del CCCB.

0 Comentarios
cargando