Todo sobre Daft Punk

'Daft Punk unchained', inauguración del In-Edit, es el primer documental sobre el dúo electrónico detrás de 'Da funk' y 'Get lucky'

Daft Punk, en In-Edit.

Daft Punk, en In-Edit.

Se lee en minutos

JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

Aunque parezca mentira, Daft Punk unchained, la película que inaugura esta noche el In-Edit, es el primer documental sobre uno de los proyectos musicales más populares e influyentes de las dos últimas décadas.

En parte, se supone, porque es mejor valorar las cosas con la perspectiva que ofrece el tiempo. Y en parte porque el dúo electrónico protege su legado a toda costa: esta es la primera vez que conceden permiso para usar su música y sus imágenes.

Pero hubo algunas limitaciones. «Nos dijeron que no se dejarían entrevistar porque prefieren no hablar fuera de la promoción de sus trabajos», nos cuenta Hervé Martin-Delpierre, director del filme. «No quieren ser comentaristas de su propia carrera. Por mi parte, tampoco quería que la historia quedara diluida por el impacto de una entrevista exclusiva con la banda más reservada del mundo. Soy cineasta, no periodista. Lo que más me interesa es una buena historia».

Daft Punk son una buena historia. La de dos amigos del colegio, Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo, convertidos en estrellas mundiales de la música popular sin necesidad de dar la cara. Obsesionados por dar el protagonismo a su música, no a su peinado ni a sus atuendos, en sus exitosos inicios (¿quién no ha bailado Da funk?) raramente se dejaron fotografiar sin algún tipo de máscara, de Beavis & Butt-head, por ejemplo. Y desde el 9 de septiembre de 1999 llevan unos cascos de robot que solo deben quitarse para ir a dormir. O quizá ni eso.

Posteriormente, artistas como el barcelonés John Talabot, Burial o The Knife apostarían también por una identidad sin rostro. «Hay muchos casos. Parece que los músicos se han convertido en artistas verdaderos con más ganas de crear que de ser famosos».

CONCEPTO ARTÍSTICO / Los cascos de robot no son solo un intento de mantener la privacidad, sino también parte clave de un concepto artístico fantasioso que incluye películas de animación (anime, para ser precisos: Interstella 5555) e imagen real (Electroma) y piezas que son historia del videoclip, como la dirigida por Michel Gondry para Around the world, con robots (claro), atletas, nadadoras sincronizadas, esqueletos y momias cruzando coreografías al ritmo marcado de este clásico electro-funk.

Te puede interesar

Gondry habla en la película, al igual que astros como Kanye West, Pharrell Williams (cantante del ubicuo Get lucky) y Skrillex. Este último debe su concepto escénico al show de Daft Punk en el festival de Coachella del 2006, que revolucionó el campo del directo de electrónica. «No es fácil conseguir a las estrellas, sobre todo si no es para hablar sobre ellas mismas. Pero las estrellas quieren tener su imagen asociada a la marca Daft Punk».

EN LA BOCA DEL LOBO / El filme pasa algo de puntillas por los días de Daft Punk como músicos pagados por Disney. Hace cinco años pusieron música a TRON: Legacy, segunda parte de TRON. Al parecer, no fue un proceso sencillo y Disney rechazó ideas; pero el documental no se extiende sobre el tema. «Esa banda sonora es un ejemplo muy bueno de independencia artística. ¡Debe hablar con Joe Trapanese para entenderlo! Joe fue el arreglista de la banda sonora y es amigo cercano de Thomas y Guy-Manuel. También ha sido mi compositor para este documental y el próximo, Game fever, sobre los gamers profesionales».

Temas

Música Cine