Ir a contenido

21/10/2015

Los aciertos y los errores de 'Regreso al futuro'

Este miércoles se alcanza la fecha a la que viajaba el DeLorean de la conocida película

MIQUEL BARCELÓ / BARCELONA

El panel de mandos del DeLorean de Regreso al futuro.

El panel de mandos del DeLorean de Regreso al futuro.

ACIERTOS

Drones multiuso

En el filme aparecían drones que grababan imágenes para las noticias y que sacaban a pasear al perro. Más amables que los de Obama, que permiten asesinar a distancia.

Gafas inteligentes

Las gafas de la película permitían hacer videollamadas. Las de Google, tomar fotos, grabar vídeos y accionar todas las prestaciones del 'smartphone' con solo decirlo.

La tableta prehistórica

Predicción estrella: un hombre se acerca recogiendo fondos para la torre del reloj y Marty hace un donativo registrando su huella sobre un aparatejo que ahora llamamos tableta.

Hologramas publicitarios

Un holograma guasón anunciando la película ‘Tiburón 19’ fue el ‘escualo antecessor’ de una era que en Japón ya cuenta con estrellas virtuales como Hatsune Miku, que oficia conciertos

.

Los albores del vídeochat

Solo los guionistas lograron augurar, ante el pasmo del público ochentero, que en el 2015 los videochats serían algo tan cotidiano gracias a, por ejemplo, el Skype.

Pantalla gigante y plana

En una escena, McFly llegaba a casa y daba instrucciones a su televisor plano y gigante, en el que aparecían nueve canales diferentes al mismo tiempo. Un exotismo hoy ya cotidiano.

Ropa inteligente

El personal alucinó con aquel anorac ajustable que tenía autosecado, sin augurar que, 25 años más tarde, habría desde prendas que repelen las manchas hasta que chequean la salud.

ERRORES

La hegemonía del papel

El papel no estaba en vías de extinción en el 2015 que imaginó la cinta. La redacción del 'USA Today' estaba llena de faxes. Entonces, el futuro pasaba por papeles que repelían el polvo.

Basura que se recicla en watts

Mr. Fusion era un reactor que convertía la basura en los 1.21 gigawatts necesarios para viajar en el tiempo. De momento, los viajes que permite el reciclaje actual acaban en el contáiner.

Bambas que se ajustan solas

Las bambas ni se ajustan ni se atan solas, como sí hacían las Nike de Marty, pero la firma -que en su día ya se dio un festín publicitario- comercializará ahora el modelo de la película.

Surfear sobre el viento

Los 'skates', como los coches, aún necesitan calles sobre las que rodar, aunque la casa Hover tiene unos monopatines que flotan gracias a la tecnología magnética. Cuestan 10.000 dólares.

Coches voladores

Aún no hay coche capaz de alzar el vuelo en los atascos. ¿Lo más cercano? El prototipo TF-X de Terrafugia, que cuesta 360.000 dólares y requiere licencia de piloto.

0 Comentarios
cargando