Ir a contenido

NUEVA ETAPA DE LOS PERSONAJES CREADOS POR GOSCINNY Y UDERZO

Astérix, la prensa y 'wikilix'

'El papiro del César', la nueva aventura del mítico galo, se inspira en Julian Assange

EVA CANTÓN / PARÍS

Seguimos sin saber cuál es la receta de la pócima mágica, pero conocemos al menos algunos de los ingredientes con los que el dibujante Didier Conrad y el guionista Jean-Yves Ferri han salpimentado El papiro del Césarla nueva aventura del irreductible galo sin sus creadores originales, Albert Uderzo y el desaparecido René Goscinny. El álbum número 36 de Astérix, que saldrá a la venta en todo el mundo el 22 de octubre (en castellano y catalán, en Salvat), se inspira en un texto que generaciones de alumnos de latín recordarán como una auténtica pesadilla: La guerra de las Galias, de Julio César. Los editores prometen una historia compleja y palpitante en la que aparecen ocho nuevos personajes y, claro está, un villano al que atizar. Bonus Promoplús es un consejero del César fajado en el márketing y la comunicación política dispuesto a todo para complicar la vida a los aguerridos galos.

Los autores buscaron personajes reales que les sirvieran de modelo y no fueron muy lejos para encontrar a Jacques Séguéla, publicista francés responsable de la campaña electoral de François Mitterrand, Henri Guaino o Patrick Buisson, consejeros en la sombra de Nicolas Sarkozy. Enfrente, el reportero galo Doblepolémix -que a punto estuvo de llamarse Wikilix al ser un remedo del fundador de Wikileaks, Julian Assange- corresponsal de El Eco de Condate, un periódico leído solo por Rézowifix, el único letrado de la aldea. El álbum arranca con una lectura pública del diario y la constatación de que a los recalcitrantes galos solo les interesa el horóscopo. «Fuimos a buscar cómo circulaba la información en la época y en la cultura gala. Ese es el telón de fondo», explicaba este lunes Ferry junto a Conrad durante la presentación a la prensa de la portada del nuevo cómic.

Una presentación por todo lo alto en la primera planta de la Torre Eiffel, en la que no se desveló del todo el misterio de la nueva entrega del héroe galo para no privar a los lectores de los «45 minutos de placer» que promete la editora. Al acto también acudieron el dibujante Albert Uderzo, de 88 años, y Anne Goscinny, hija del guionista René Goscinny, fallecido en 1977, para bendecir la nueva historieta. Ya lo hicieron hace dos años, cuando Didier y Ferri firmaron el álbum Astérix y los pictos, el primero que no salió de la pluma de sus verdaderos padres.

MENOS PRESIÓN

Esta vez, la presión de los responsables de El papiro del César ante el reto de tomar el relevo de los dos genios fue más llevadera que en el 2013. «En el primer álbum fue insoportable», admitió Conrad mirando de reojo a la responsable de Ediciones Albert-René, Isabelle Magnac. Dibujante y guionista respiraron tranquilos al escuchar las palabras de elogio de Uderzo, que abandonó el lápiz en el 2010 y confesó sentirse «impresionado» por el «extraordinario» trabajo de su sucesor. «Tienen un talento extraordinario. Pueden llegar lejos en el futuro».

También la hija de Goscinny elogió la capacidad de aunar su propio universo con el de los padres de la criatura. «Os admiro mucho, porque no era sencillo», dijo tras confesarse orgullosa de que Astérix hubiera envejecido «sin arrugas», un lujo que no había tenido su padre.

Especial importancia se le ha dado a la portada, con una tipografía cuidada para reflejar «el espíritu del número». En ella se anuncia ya la trama de la historia, que gira en torno al papiro cuyo contenido nadie osó anticipar en la magnífica atalaya de la Torre Eiffel desde la que Uderzo agradeció a los sucesores de la saga su «fidelidad» a la creación que alumbró junto a Goscinny en el balcón de una vivienda de protección oficial en 1959. El creador de Astérix reconoció que nunca hubiera imaginado seguir viviendo a su edad las aventuras del mítico galo.

«La satisfacción de Albert es nuestra mejor publicidad», apostilló Ferri mientras Conrad comentaba los ochos meses invertidos en dibujar la historieta. «Él no dibuja como Albert y yo no escribo como René», bromeó el guionista. Pero lo que sí han hecho es perpetuar un legado que continuaría en un tercer título para que el que los autores de El papiro del César ya tienen en mente explorar nuevas tierras, como es tradicional en la serie, que intercala un álbum en la Galia y otro fuera. «Tenemos una buena idea. Será un viaje y vamos a hacer algunas localizaciones», avanzó el dibujante. De momento siguen en la Galia, con la única certeza de que habrá habrá batallas y más de una pulla sobre la sociedad actual.

Nadie duda de que el nuevo álbum será un éxito de ventas. Desde su creación, en 1959, la serie ha vendido 365 millones de ejemplares. Un auténtico fenómeno comercial que promete reproducirse el 22 de octubre en las librerías de todo el mundo. La nueva aventura tiene una tirada inicial de cuatro millones de ejemplares y será traducida a 20 lenguas, entre ellas el castellano, catalán, euskera, gallego y asturiano. Ya es oficial. Los galos han vuelto.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.