Ir a contenido

EL FLAMENCO MÁS INMEDIATO

Farruquito, de tú a tú

El bailaor sevillano, que actúa hoy en el Palau, bajará a la arena en el tablao Cordobés el 20 y 21 de noviembre para celebrar el 45º aniversario del templo flamenco de las Ramblas

LUIS TROQUEL / BARCELONA

Ni en Sevilla ni en Madrid. Farruquito bajará excepcionalmente a la arena del tablao en las Ramblas de Barcelona. En el Cordobés. «Es el único tablao que voy a pisar profesionalmente», asegura el emblemático bailaor. «El único en el que me apetece estar». Será su baile más cercano y tendrá lugar los próximos 20 y el 21 de noviembre. Y antes, también actuará en el Palau de la Música: esta mismo viernes y los días 16 y 19, con programas diferentes y como principal estrella de una serie de funciones con las que el tablao Cordobés concluirá la celebración de su 45º aniversario.

Vivir flamenco y Los Farruco y los Amaya, se titulan los espectáculos, con la participación también de Karime Amaya, sobrina nieta de la mítica Carmen. «Conozco muchos flamencos que sin venir de ninguna familia se han enamorado del arte, pero de una manera u otra hay que vivirlo: no se aprende a bailar solo encerrado en un estudio con un espejo. No todo es la rítmica o la medida», afirma Juan Manuel Fernández Montoya Farruquito. 

«Mi abuelo decía que los tablaos son la universidad del flamenco. Aquí se baila al desnudo, sin efectos ni nada que nos ate». Su abuelo, el colosal Farruco, también llegó a actuar en el íntimo recinto del Cordobés. «Toda mi familia. También mi madre, mi tía, mis hermanos, mis primos… Solamente faltaba yo. Y en unos años seguro que también estará mi niño. Estoy aquí para aportar mi granito de arena, lo que me mueve no es más que algo sentimental, pisar un suelo que seguro me va a transmitir energía positiva». Un suelo que conoce bien. De manera espontánea, saltando a la tarima desde el público, se ha sumado en más de una ocasión al fin de fiesta. «Pero esta será la primera vez en que forma parte del cartel». Broche de oro de dos meses dedicados por entero a la Aristocracia de flamenco, como reza el título de un ciclo de dos meses en el que también podremos escuchar voces tan pujantes como las de José Valencia, María Terremoto o Felipa del Moreno.

Fácil de emocionar

«El flamenco tiene una riqueza histórica y musical increíble, por eso es difícil de entender algunas veces, pero a la vez, es fácil de emocionar», reconoce. «La técnica es como las palabras, si yo no sé hablar un idioma no puedo describir un sentimiento. Aunque sin olvidar que lo importante no es hablar mucho, sino contar cosas».Admite que el estado de ánimo es esencial. «Por más que formes parte de un espectáculo, en el fondo al bailar cuentas tu propia historia. No es una interpretación como la de un actor». En el cine precisamente le veremos muy pronto, en la película estadounidense Finding compás. «Salgo bailando y hago un pequeño papel como actor. Habla de cómo el flamenco cala el corazón de una muchacha y le ayuda a salir del pozo de la depresión».

Temas: Música