Ir a contenido

MÚSICA EN PALESTINA

Txarango hace bailar al público palestino

La banda catalana participa en el Festiclown, un festival de payasos que lucha contra la ocupación israelí "con música y risas"

ANA ALBA / JERUSALÉN

Actuación del grupo Txarango en la parte palestina de Jerusalén. / RAMZI MAQDISI / VÍDEO: ERNEST VILA / PALLASOS EN REBELDIA

En el Teatro Nacional Palestino, situado en la parte este de Jerusalén --la zona palestina, ocupada por Israel desde 1967-- decenas de personas, adultos y niños, han llenado esta tarde la sala principal para ver al grupo catalán Txarango y las actuaciones de diversos payasos y acróbatas procedentes de diferentes puntos de España y de Palestina. El espectáculo se enmarcaba dentro del Festiclown Palestina 2015, que durante diez días ha llevado a varios rincones de Palestina “música y risas contra la ocupación” israelí de los territorios palestinos.

Txarango, uno de los grupos musicales catalanes que más triunfa actualmente, ha hecho vibrar y bailar al público de Jerusalén este en un espectáculo salpicado de actuaciones de circo, con su propuesta de música fusión. Txarango también ha actuado en las localidades palestinas de Nablus y Birzeit (Cisjordania) y en campos de refugiados como Al Amari (Ramala) con gran éxito. “Tenemos la suerte de que hacemos una música muy festiva y muy rítmica y la gente conecta sobre todo con la energía. Además, hemos estado todos estos días acompañados por traductores y hemos podido hablar con la gente, todo el mundo nos ha entendido y eso también ayuda”, ha explicado a 'El Periódico' Alguer Miquel, cantante de Txarango.

“Estamos muy contentos porque hemos hecho conciertos normales como es habitual, hasta un formato callejero que nos hemos inventado para poder tocar en cualquier condición con instrumentos acústicos y también hemos llevado a cabo talleres de percusión en escuelas. Ha sido todo superdivertido y realmente positivo”, ha afirmado Miquel. El cantante y los demás integrantes de esta banda --Sergi Carbonell, Àlex Pujols, Marcel Lazara, Ivan Lopez, Jordi Barnola, Pau Puig y Joaquim Canals-- han podido ser testigos de la devastación que la ocupación israelí provoca en la vida diaria de los palestinos.

Palestina “no es muy distinta de lo que me imaginaba en cuanto a la situación, pero no me había hecho una idea de cómo eran los palestinos como gente. Empezamos esta pequeña gira en Nablus y realmente alucinamos porque sobre todo en la ciudad vieja, los jóvenes están muy implicados, están organizados y hay un punto de esperanza, un punto bonito que hemos podido descubrir”, destaca Miquel.

La actitud con la que los palestinos afrontan la ocupación ha inspirado a los Txarango para componer una canción que han titulado “Palestina Resiste”. “Cuando vives cosas es más fácil poder escribir. Nos impactó sobre todo la alegría que descubrimos aquí en la gente y hemos hecho una canción que habla de resistencia con alegría y un poco de esperanza. Todavía es un embrión, pero ya la hemos tocado (en Birzeit y el martes en Jerusalén) y supongo que la incluiremos en el próximo disco, si todo va bien”, ha añadido Miquel.

Multitud de artistas

Los Txarango integran un grupo de 30 artistas y animadores sociales voluntarios capitaneados por Iván Prado, de la Asociación Cultural y de Cooperación Internacional Pallasos en Rebeldia (en gallego) creadora e impulsora de la iniciativa del Festiclown, que este año ha traído a Palestina la tercera edición del festival. “Esta vez teníamos dos grandes novedades: Txarango, una superbanda musical que es ahora número uno en Cataluña, y eso ha hecho que parte del festival se convirtiera en festival de música”, ha comentado Prado, que visitó Palestina por primera vez en el 2003.

“La otra parte novedosa es que como trabajamos mucho en colegios, y mucho con niños, hemos venido acompañados de 15 monitores de tiempo libre (de la Brigada Rivas va hacia Palestina del Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid), educadores sociales y psicólogos que han trabajado actividades socio-educativas y socio-pedagógicas, en el ámbito escolar y en campos de refugiados”, ha indicado este payaso gallego que usa la risa como herramienta para paliar los efectos de la ocupación.
En la primera edición, en el 2011, el Festiclown contó con la presencia de los payasos de fama internacional Patch Adams y Leo Bassi.

La segunda edición del Festiclown fue en el 2014. Un año después, el Festiclown ha regresado para pintar sonrisas en las caras de centenares de palestinos.


 “El año pasado fue muy duro en ciertos momentos porque el nivel de bloqueo que yo sentía en los niños era muy grande por los bombardeos de Gaza (la guerra del verano del 2014). Llegamos a Palestina solo un mes después de la guerra. Este año la sensación ha sido de mayor apertura”, señala Prado, para quien “la risa es el alimento de la esperanza”.

Temas: Txarango

0 Comentarios
cargando