COMEDIA

'Anacleto: Agente secreto', padre, espía y payés

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Anacleto, agente secreto’

1
Se lee en minutos
QUIM CASAS

La versión cinematográfica de las andanzas del popular personaje de la escuela Bruguera, firmada por un director que sabe de comedia y de pastiche (Spanish movie, Promoción fantasma y 3 bodas de más), bascula sin problemas de la comedia al relato de acción pasando por el esperpento, el homenaje y la parodia.

El agente secreto creado por Manuel Vázquez a mediados de los años 60 nunca podrá ser tomado en serio, pero Javier Ruiz Caldera lo reviste, cuando conviene, de un sano espíritu del cine de acción y espionaje europeo de aquella misma década.

El personaje se desdobla en dos, el propio Anacleto en la edad madura (encarnado por Imanol Aruas) y su hijo treintañero (Quim Gutiérrez), quien acaba convirtiéndose en agente secreto a la fuerza. La tapadera del veterano Anacleto (¡un payés que produce embutidos en una apartada masía!) se va al garete al mismo tiempo que zozobra la vida de su desafortunado hijo. Este desdoblamiento, así como el hecho de que el villano de la función, ni más ni menos que apodado Vázquez, esté interpretado por Carlos Areces (más el papel de entidad que tiene Berto Romero), resumen a la perfección la vertiente más paródica de esta adaptación de un tebeo que ya era, de por sí, una divertida parodia de los relatos de espías que hicieron furor en los 60.

Caldera añade su sentido preciso del tempo cómico --aunque le cuesta algo arrancar, el filme funciona después con precisión--, un buen empleo musical, notables secuencias de acción y la memorable escena con la familia de Ro-ssy de Palma y la droga de la verdad.

Noticias relacionadas

Vea el tráiler de 'Anacleto' con el móvil o

en e-periodico.es