Ir a contenido

PREMIOS CERES DE TEATRO

Sacristán emociona a Mérida

El actor recibe el Emérita Augusta a su carrera en una gala reivindicativa.

El Teatre Lliure dedica a Núria Espert el galardón recibido por `Rei Lear¿

CÉSAR LÓPEZ ROSELL / MÉRIDA

“La necedad es homicida”, clamó con su imponente voz José Sacristán utilizando una frase de Albert Camus tras recibir de manos de Concha Velasco el Premio Emérita Augusta por su carrera en el Teatro Romano de Mérida. Los dos carismáticos intérpretes fueron recibidos con el público puesto en pie y el actor no pudo contener su emoción.

Fue el colofón a la reivindicativa gala de la cuarta edición de los Premios Ceres del Festival de Teatro Clásico de Mérida, que dirige Jesús Cimarro, celebrada la noche del jueves. La profesión siguió mostrando su indignación por la discriminatoria política cultural y la injusta carga del 21% del IVA que el gobierno ha anunciado que mantendrá. “¿Hasta cuando este necio culturicidio?”, se preguntó el veterano intérprete que, a los 78 años, sigue actuando con un entusiasmo y energía contagiosas. Ahora mismo está rodando ‘Las furias’, primera película de Miguel del Arco, junto “talentosos jóvenes que demuestran que la pasión por este oficio se mantiene intacta”.

Sacristán recordó su primera actuación en Mérida con ‘Julio César’ en 1964 con José Tamayo. “Hacia siete papeles por 30 duros y esto llamó la atención de un empresario valenciano que me contrató y cambió el rumbo de mi carrera profesional”. El artista dedicó el galardón a su “maestro’ Fernando Fernán Gómez que hoy cumpliría 94 años” y a su mujer, Amparo.

Velasco, que vendrá en octubre al Goya de Barcelona con ‘Oliva y Eugenio’ y prepara el estreno de un monólogo sobre ‘Juana la Loca’, fue uno de los personajes más aclamados de una gala que contó con la presencia, para interpretar textos clásicos y entregar galardones, de Tina Sainz, Ana Fernández, María Estévez, Tristán Ulloa, Nancho Novo, Alex García, Laura Pamplona, Natalia Millán, María Pujalte, Fran Perea, Ana García y Elías González, además de José Mercé y Luz Casal que pusieron la nota musical de la fiesta.

Uno de los momentos más esperados de la noche era el de la entrega del premio al mejor espectáculo del año, que correspondió al montaje de Lluís Pasqual del ‘El rei Lear’, en el Lliure. El director no pudo asistir a la cita por encontrarse en Edimburgo y en su lugar recogió la estatuilla Aurora Rosales, adjunta a la dirección artística del teatro. “Agradezco este galardón que queremos dedicar a Núria Espert por su coraje al haber aceptado el rol de protagonista”. También se refirió a las dificultades de la compleja producción y señaló que el espectáculo era un ejemplo de que como es posible, con la ayuda de la tenacidad del público, seguir poniendo en pie proyectos a pesar de “zancadillas” como las del IVA.

Aitana Sánchez-Gijón, mejor actriz por ‘Medea’ representada en el Teatro Romano, dedicó el premio a su hija Bruna, que había debutado en este escenario como componente del coro de la obra, y también incidió en el injusto trato a la cultura y al teatro, como lo haría después un emocionado Pedro Casablanc, mejor actor por ‘Hacia la alegría’ y ‘Los cuentos de la peste’, donde compartió escenario con Sánchez-Gijón.

A lo largo de la velada, en la que el recuerdo de la fallecida Lina Morgan se hizo muy presente cuando fueron largamente ovacionadas las imágenes proyectadas de su carrera, se mantuvo la tónica de reclamaciones a la administración. Lo hizo Carlos Alfaro (mejor director por ‘¡Atchúusss!) recordando el bajo IVA cultural en los países europeos y Pedro Moreno (mejor vestuario) quien destacó que han desaparecido un 60% de empresas relacionadas con el teatro por culpa de la tasa.

Incluso el presentador Carlos Sobera aludió al 4% que paga de impuesto el porno. “Lo que la administración quiere es que se haga porno”. Por su parte, Alberto Conejero (mejor autor por ‘La piedra oscura’) reivindicó "la memoria como un espacio de justicia" y “el pesar de los españoles que siguen buscando sus familias en las cunetas”.

Antonio Resines, presidente del jurado, agradeció a Guillermo Fernández Vara que como presidente de la Junta de Extremadura, haya mantenido su compromiso con el Festival de Mérida y los premios, cosa que no suele suceder cuando hay cambio político, aunque el próximo año se pretende hacer la gala con respaldo económico de patrocinadores y sin la subvención del gobierno extremeño. .