PREMIO PUIG-PORRET DEL 2014

El legado flamenco en catalán

Joan Clota 'Nen' presentará en el Mercat de Vic el disco 'Cants oblidats'

Joan Clota, en el Taller de Músics.

Joan Clota, en el Taller de Músics. / FERRAN NADEU

1
Se lee en minutos
MARTA CERVERA / BARCELONA

Apenas hay discos de flamenco en catalán, pese al éxito de Desglaç, el aclamado trabajo de Miguel Poveda que trasladaba al jondo poesías de rapsodas catalanes. De ahí la importancia de la presentación de Cants oblidats. El llegat dels cantaors gitanos catalans, un proyecto que, tras ganar el Premi Puig-Porret 2014, se ha convertido en disco. El Taller de Músics y el Mercat de Música Viva de Vic han coproducido este proyecto que verá la luz el 18 de septiembre con un concierto en  L'Atlàntida de Vic.

Joan Clota Nencantaor descendiente de una dinastía de músicos gitanos del barrio de Hostafrancs, desgranó ayer un sabroso aperitivo de lo que será su propuesta. Junto a El Perla (guitarra) y a Agustí Espín (bajo), Clota tocó La plaça Espanya. Con él recupera los paynos, un cante bastante desconocido y en desuso al que ha añadido una letra que retrata una estampa de la vida de los gitanos de Hostafrancs  hace medio siglo. «Es un cante que se utiliza solo en las casas cuando se celebra algo. Lo redescubrí gracias a mi padre, que se acordaba de él y mi tio», explica Nen.

 

Eliminar tabús

Noticias relacionadas

A diferencia de la rumba, el flamenco catalán no ha llegado al gran público. «El gitano catalán siempre ha cantado por tanguillo, taranta y fandango. Pero es una tradición que está olvidada», destaca el cantaor. Para el antropólogo Martí Marfà, ideólogo y coordinador del proyecto, es importante que el disco sirva para abrir una reflexión y contribuya a eliminar tabús. «Es un disco rompedor, que quiere confrontar ideas preconcebidas y que la gente indague en estos cantes», señala Marfà. Espera que su trabajo «anime a otros a cantar flamenco en catalán, francés, inglés o el idioma que sea». El disco recupera tanto cantes propios o muy practicados por los gitanos catalanes así como cantes más canónicos del flamenco interpretados en catalán».

Tanto Marfà como Nen son conscientes del rechazo que despertará el disco entre los flamencos más ortodoxos. «Para algunos cantar tarantas y fandangos en catalán es una barbaridad. Pero nosotros estamos muy orgullosos de lo que tenemos, de nuestra tierra y nuestra lengua», dice el músico, que también ha compuesto dos temas para el disco. Uno de ellos es una balada aflamencada. La otra, una denuncia el racismo inspirada en las visicitudes de gitanos.