30 oct 2020

Ir a contenido

Miguel Ángel Vivas: «Lo peor es que en cine se está perdiendo la autoría»

El director de 'Extinction' critica que su filme no se pueda ver en España en versión original en inglés

BEATRIZ MARTÍNEZ / MADRID

Miguel Ángel Vivas alcanzó reconocimiento internacional con su segunda película, Secuestrados, un filme de terror puro lleno de violencia explícita que se inscribía dentro de la vertiente más bronca del home invasion. Gracias a ella se situó como uno de los directores más prometedores dentro del fantástico actual, un estatus que ahora se juega con Extinction, basada en la novela de Juan de Dios Garduño Y pese a todo… y que cuenta con un reparto internacional capitaneado por el ex Perdidos Matthew Fox y Clara Lago en un rol secundario.

Aunque rodada en inglés, la película no podrá verse en versión original en cines, algo que en las últimas horas ha generado una polémica en redes iniciada por el propio realizador arremetiendo contra su productora y distribuidora, Vaca Films y Sony. «Quien quiera ver la película real tendrá que irse a EEUU, bajarla de internet o esperar a que salga en Blu-Ray», se quejó. El cineasta no ha respondido a los requerimientos de este diario para ampliar esta entrevista -realizada días atrás- con preguntas sobre las condiciones del estreno conocidas el jueves mismo.

-Aunque ambas obras son muy diferentes, hay algunas cuestiones que emparentan Secuestrados con Extinction. La primera de ellas, rodar en espacios cerrados.-Me gusta la claustrofobia. Es un lugar donde me siento muy cómodo, porque solo estás tú con los actores, nada se va interponer ahí. También me interesa cómo los conflictos familiares se congelan a causa de un acontecimiento externo. Cómo la intimidad de un hogar puede resquebrajarse. Me encanta romper hogares.

-También vuelve a utilizar una puesta en escena muy elaborada.-El prólogo es totalmente diferente al resto de la película. Cámara en mano, todo es frenético, adrenalina… es un modelo que cada vez me interesa menos, pero quería comenzar así para después adentrarme en algo completamente diferente. En realidad Extintion es un melodrama más cercano al cine de John Ford, Douglas Sirk y Nicholas Ray que al cine de zombies. Y en ella todo está muy pensado.

-No es un director de improvisaciones…-No, porque me encanta planificar y que cada movimiento de cámara tenga un significado.

-¿Qué es lo que más le interesó de la novela de Juan de Dios Garduño a la hora de adaptarla?-Que utilizaba como excusa un escenario postapocalíptico para contar una historia pequeñita. Un drama entre dos personajes y una niña. Además, la novela me recordó a Infierno en el Pacífico, de John Boorman y de cómo dos soldados que se odian, uno japonés y otro americano, tienen que aprender a convivir para sobrevivir. En muchos aspectos Extintion es mi remake particular.

-¿Qué es para usted el terror? ¿Qué le da miedo?-El mundo en el que vivimos. Cada vez me siento más defraudado con el ser humano. El cine el terror me sirve para trabajar con emociones muy inmediatas. Para poner a los personajes en situaciones límite y sacar lo mejor y lo peor de ellos.

-¿En qué momento cree que se encuentra el género en nuestro país?-Los directores que surgieron en los noventa consiguieron que fuera muy apreciado a nivel internacional, pero en España no ha tenido la misma repercusión ni ha sido tan valorado.

-¿Permite la industria la originalidad y la audacia?-No. La libertad a la hora de filmar es muy complicada de alcanzar. Solo se siguen las modas.

-Y las modas son muy fluctuantes.-Es que no existen. Se inventan y se destruyen todos los días. Lo peor de todo es que se está perdiendo la autoría y quienes toman las decisiones en sus despachos, no tienen ni puta idea.