Ir a contenido

EXPERIMENTO TUITERO PIONERO

Una obra digital gratuita reúne los tuits de @deportado4443

Carlos Hernández, autor de 'Los últimos españoles de Mauthausen', recopila el contenido de la cuenta de Twitter, que alcanzó 45.000 seguidores

El periodista y escritor saca del olvido a los 9.300 españoles que fueron deportados a los campos de concentración nazis

ANNA ABELLA / BARCELONA

El escritor y periodista Carlos Hernández, autor de 'Los últimos españoles de Mauthausen' (Ediciones B), abrió nada más publicarse el libro, a primeros de enero de este año, la cuenta de Twitter @deportado4443, en la que durante tres meses y medio se puso en la piel de su tío Antonio Hernández Martín, deportado en el campo de concentración nazi, narrando como si fuera en directo y en primera persona el día a día de su cautiverio. A partir de este lunes, la editorial ha empezado a distribuir gratuitamente a través de Twitter '@deportado4443', una obra que recopila en 127 páginas los 921 tuits, 250 fotos y una docena de vídeos que Carlos Hernández volcó en el perfil de la red social y que ponían el foco en el sufrimiento de los 9.300 españoles que pasaron por los campos nazis. 

La cuenta de Twitter se convirtió en un experimento tuitero pionero que complementaba la publicación de 'Los últimos españoles de Mauthausen' y logró atraer a 45.000 seguidores, llamando la atención de medios de comunicación y alcanzando repercusión en Argentina, Colombia, Chile, Estados Unidos y México. Su contenido puede descargarse también desde el link http://deportados.es/docs/deportado4443.pdf

El perfil @deportado 4443 llevaba dos meses en silencio, desde el 8 de mayo, cuando se dio por terminada la experiencia, hasta que este lunes Hernández ha colgado el siguiente tuit invitando a la descarga del libro digital: "Gracias por interesarte por mi historia y la de mis 9.300 compañer@s. Descárgatela aquí y consérvala para siempre ".

Lucha por sobrevivir

Los tuits recogían cómo Antonio Hernández Marín y su compañero de cautiverio Antonio Cebrián Calero, que no logró sobrevivir, lidiaban a diario con la muerte. Además iban acompañados de documentos gráficos, como fotos de Mauthausen, dibujos realizados por prisioneros españoles en el campo y documentos redactados por los miembros de las SS. Este conjunto, reunido en este "tuit-libro", como lo llaman sus editores, quiere dar a conocer la historia olvidada de la deportación española durante la segunda guerra mundial. "Creo que no miento si afirmo que @deportado4443 ha adquirido vida propia y que su relato tuitero ha ido construyéndose de forma natural y casi espontánea -escribe Carlos Hernández en una nota introductoria a la edición digital-. A ello han contribuido los demoledores testimonios de los supervivientes y la enorme cantidad de documentos que pululaban por mi cabeza, pero también los centenares de tuits que, cada día, le escribíais muchos de vosotros".

El libro que dio origen a este experimento, 'Los últimos españoles de Mauthausen' , es un serio y exhaustivo trabajo de investigación que a través de sus testimonios da voz a numerosos supervivientes españoles de los campos nazis que acabaron en ellos "por defender nuestra libertad" y critica el olvido de las autoridades políticas y la responsabilidad del régimen nazi. El volumen, con 18.000 ejemplares vendidos, ya ha alcanzado la novena edición. Para lograr más repercusión al libro, Hernández abrió una página en Facebook, creó la web deportados.es y lanzó el proyecto tuitero @deportado4443.

Tuits reales

Según el autor, "la clave del éxito ha sido que cada tuit era real, describía exactamente lo que sufrieron los 9.300 deportados españoles, sin inventar ni exagerar absolutamente nada". Con sus tuits describió la crueldad de los SS, la muerte de los españoles que trabajaban en la cantera de Mauthausen, el amargo olor del humo que escupía la chimenea del crematorio, el asesinato de sus compañeros en las cámaras de gas... pero también el compañerismo y la solidaridad entre los españoles, la organización clandestina que crearon los prisioneros y que salvó centenares de vidas. 

Temas: Libros