ENTREVISTA

Brett Morgen: «El vídeo de 'Smells like teen spirit' era profético»

El director habla de su aclamado documental sobre Kurt Kobain 'Montage of heck'

Brett Morgen, en la ’première’ de Kurt Cobain. Montage of heck’, en el Egyptian Theatre de Hollywood.

Brett Morgen, en la ’première’ de Kurt Cobain. Montage of heck’, en el Egyptian Theatre de Hollywood. / REUTERS / MARIO ANZUONI

4
Se lee en minutos
JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

El director Brett Morgen ha trabajado los últimos ocho años en 'Montage of heck', nuevo documental sobre la figura de Kurt Cobain que este jueves llega a los cines españoles por tiempo limitado. Courtney Love, viuda del músico, abrió para Morgen los archivos personales y creativos del líder de Nirvana (arte, diarios, cintas de casete, películas caseras), lo que resulta en un filme por momentos de intimidad dolorosa.

-¿Cómo surgió el proyecto de esta película?

-Courtney Love me dijo que era una gran fan de 'El chico que conquistó Hollywood' [documental de Morgen sobre el legendario productor Robert Evans] y quería que hiciera un documental sobre Kurt. Vino a mí porque le gustaba cómo usaba las fotos fijas.

-De modo que fue un encargo, como su documental sobre los Stones, 'Crossfire Hurricane' (2012).

-Sí, pero se acabó volviendo personal hasta el límite. Es el primer filme que hago sobre mi generación. Kurt y yo nacimos en la misma época, a finales de los 60. Comparto referencias con él, desde las series de dibujos que veíamos, como 'Speed Racer', a los grupos que escuchábamos, como Black Flag. Empecé a encontrar similitudes, también en el aspecto de su historia familiar, que me tocaron la fibra personal. Acabé muy cerca de Kurt.

-Creo que es algo que le pasará a cualquier espectador.

-Recuerdo ver 'Boyhood' y pensar que se parece a esta película, porque vemos a Kurt crecer a lo largo de las distintas etapas de su vida. Pero lo que hace de 'Montage of heck' una película tan íntima es que está contada, en esencia, a través de su arte más personal. Ese trabajo artístico puede leerse como mapa vital.

-¿Cómo se introduce en todo ese material y trata de darle forma narrativa? Parece una labor intimidante.

-Pasar a través de ciertos archivos es como explorar todo un edificio; fue el caso de los Stones. El trabajo de Cobain cabía en unas cuantas carpetas, pero su intimidad era profunda. Más que las películas caseras que se ven en la película, el material íntimo está en las cintas de casete: 108 cintas con 800 horas de audio nunca escuchado, grabado por él a solas.

-¿Cuándo decide usar animaciones para ilustrar ese audio?

-Lo primero que hice fue seleccionar las partes que me interesaban y montarlas. Si fuera por mí, habría puesto el audio sin más, con la imagen en negro, pero no podíamos hacer eso.

-Hablando sobre las películas caseras... ¿Tuvo miedo en algún momento de resultar demasiado íntimo? ¿Se puso algún límite a sí mismo, en este sentido?

-Todos los cineastas aspiran a acercarse tanto como puedan a su objeto de estudio. Existe la noción de que Kurt era un tío intenso, pero yo quería rebatirlo. Kurt llevó a su hija a una alfombra roja en 1993. Y dio unas 25 horas de entrevistas al periodista Michael Azerrad para que este escribiera el libro 'Come as you are: The story of Nirvana…' Quizá la parte más íntima del documental es la escena en que Courtney le corta el pelo mientras él sostiene a la niña, pero incluso entonces, Kurt está hablando a quien sostiene la cámara.

-Parecía un padre realmente cariñoso y atento.

-Ser padre no es algo que salga fácil a cualquier hombre. Y en esa relación, él era el más atento con la hija. Hay horas de metraje solo con Kurt acariciando a Frances Bean.

-Una de las partes más sobrecogedoras es la unión de las imágenes del vídeo de 'Smells like teen spirit' con la versión coral del tema a cargo de Scala & Kolacny Brothers.

-En el vídeo con que crecimos, el grupo parece invitar a su fiesta. Cuando vi los copiones, me di cuenta de que, en realidad, es un vídeo sobre un grupo consumido por sus fans. Para mí es profético. Y usar esa embrujadora versión coral parecía lo adecuado.

-¿Revisó los otros filmes producidos sobre Cobain?

-No, no lo hice, porque sabía que este iba a ser distinto. Tuve acceso a un material que nadie había usado.

-¿Por qué no aparece Dave Grohl (antiguo batería de Nirvana) entre los entrevistados, aunque sí aparece el bajista Krist Novoselic?

-Eso debería preguntárselo a él. Primero, dijo que no tenía tiempo. Más tarde logramos hacer una entrevista, pero no dio tiempo a incluirla en el montaje. De todos modos, no era básico para mí que Grohl apareciera. Cada personaje entrevistado representa una figura en la vida de Cobain: madre, padre, esposa, mejor amigo; este último, Novoselic. No es una película sobre Nirvana, al fin y al cabo. No hacía falta.

Noticias relacionadas

-¿Cuáles son sus próximos proyectos?

-Tengo un montón de ideas en la cabeza. Pero ahora mismo, gana una entre todas ellas: volver de este viaje promocional y ver a mi familia.