Ir a contenido

ESTRENO EN EL LLIURE DE GRÀCIA

Un héroe de otra pasta

Julio Manrique lleva a escena 'El curiós incident del gos a mitjanit'

Pol López encarna a Christopher, el inquieto chico autista protagonista de la célebre novela de Mark Haddon

MARTA CERVERA / BARCELONA

Hay que superar límites para crecer. Christopher, el adolescente autista de 15 años lo descubre en 'El curiós incident del gos a mitjanit', célebre novela de Mark Haddon. Julio Manrique lleva a escena la adaptación de Simon Stephens que, tras triunfar en Londres y Broadway, llega al Lliure de Gràcia a partir de mañana con un sólido reparto.

El reto de interpretar a Christopher, un chico especial fascinado por los números pero incapaz de entender una metáfora, lo asume Pol López. "Christopher no soporta la mentira. Sus parámetros para medir las cosas son diferentes", comenta el actor. En escena está arropado por Ivan Benet y Cristina Genebat, sus padres en la ficción; y Marta Marco, la psicóloga que le trata y que ejerce como narradora en la obra teatral. La veterana Carme Fortuny encarna a la Sra. Alexander. Ella y Mireia Aixelà, Norbert Martínez y Xavier Ricart interpretan, además, a otros múltiples personajes.

Aventura épica

'El curiós incident del gos a mitjanit' narra las peripecias de Cristopher para descubrir quién ha matado a Wellington, el perro de sus vecinos que tanto amaba. "Esta es una gran aventura épica, una historia tan terrible como sorprendente protagonizada por un chico autista que se convierte en héroe porque debe ir más allá de sus propios límites", destaca Julio Manrique. "Un viaje en con saltos en el tiempo y en el espacio", añade el director. Su puesta en escena está ambientada en la sala polivalente del colegio al que asiste. "El lugar donde hacen las funciones de fin de curso es un espacio que da mucho juego. Es cercano, humano, luminoso y se va ampliando a medida que avanza la función".

Pol López se ha entrevistado con dos chicos que sufren el síndrome de Asperger para afrontar este curioso y complejo personaje. "Christopher no soporta la mentira y lo entiende todo de forma literal. Es un ser especial obsesionado con los números, las matemáticas, con auténtica dificultad para driblar con los sentimientos", dice. "Es incapaz de entender la necesidad de hacer cosas normales como decir mentiras piadosas, por ejemplo. Con su actitud pone de manifiesto un mundo absurdo y da pie a situaciones cómicas y trágicas", declara López. La estructura del personaje le recuerda al de los clásicos porque al igual que ellos tiene una moral propia, un pensamiento único. "Lo explica todo a partir de él. A su manera, es un héroe".

Más allá de su autismo, Manrique ve en el protagonista un reflejo del ser humano. "Christopher es una lupa que amplía las cosas que hemos sentido: no entender nada de lo que ocurre a nuestro alrededor, la sobrecarga de información que recibimos, sentirnos engañados o tener que aceptar ciertos rituales sociales".

Obra premiada

El montaje se divide en dos partes. En la primera las proyecciones se utilizan poco y su contenido va ligado al entorno escolar de Christopher. En la segunda, las imágenes refuerzan la idea de las sobrecarga de información que el protagonista, un ser muy sensible, recibe de forma agresiva.

Esta obra se estrenó con éxito en Londres con un montaje del Royal National Theater dirigido por Marianne Elliott. Fue premiado con siete premios Olivier en el 2013.