19 sep 2020

Ir a contenido

Dedicada a Paul Walker

La séptima entrega de la serie 'Fast & furious', que llega el jueves a los cines, homenajea a su malogrado protagonista

JUAN MANUEL FREIRE
BARCELONA

En noviembre del 2013, el actor Paul Walker perdió la vida después de que el coche en que iba como copiloto se estrellase a toda velocidad contra una farola y dos árboles. La realidad imitaba tristemente a la ficción: Walker se había hecho popular como héroe de la saga de películas 'Fast & furious', basada en carreras de coches y choques.

En aquel momento, el actor todavía tenía que finalizar el rodaje de la séptima entrega, la que este jueves llega a los cines. La producción se detuvo indefinidamente hasta dar con una salida racional a la fatídica desaparición de la estrella. Al final se decidió seguir adelante, con la aprobación de la familia y dos hermanos de Paul, Caleb y Cody, llegando a ejercer como dobles del fallecido.

Pero al parecer no hubo suficiente con los dobles -cuatro en total- y la reutilización de metraje antiguo para dar salida digna al personaje de Walker. Según ha explicado 'The Hollywood Reporter', la compañía de efectos Weta Digital, de Peter Jackson, intervino para resucitar artificialmente al actor en algunas partes del filme. La compañía se ha negado a decir cuáles, lo que solo hará que el espectador se dedique inevitablemente a buscar dónde está el truco durante el tramo final de la película. La operación de reanimación ha costado alrededor de 50 millones de dólares.

No es, ni mucho menos, la primera vez que un actor muere durante el rodaje de un filme. Tampoco la primera en que se revive al intérprete por medio de los efectos especiales. Así se pudo salvar el final de 'El cuervo' después de que Brandon Lee fuera herido de muerte en el rodaje, y también se pudo mantener a Oliver Reed en el metraje de 'Gladiator' después de que falleciera de un infarto.

Tributo emotivo

Los productores de 'Fast and furious' pudieron haber salido fácilmente del entuerto de haber escrito un destino trágico para Brian O'Conner. Antes de criticarlos por haber creado a un falso Paul Walker, hace falta ver la película y constatar su aire de sentido (y caro) tributo a la malograda estrella de acción.

Además de una sucesión de coches haciendo locuras, chicas ligeras de ropa y explosiones, 'Fast & furious 7' una oda a la lealtad en tiempos de ceguera moral. El personaje de Vin Diesel, el corredor/criminal Dominic Toretto, pone a la Familia por encima de todo; no habla de familia biológica sino de la familia que ha construido a lo largo de su periplo vital, en la que ha incluido a O'Conner, quien se infiltró en su equipo cuando aún era policía.

Este lazo se trasladó a la vida real. Los actores centrales de 'Fast & furious 7' trabajan juntos desde la quinta película y al parecer han desarrollado una gran amistad entre ellos. En el caso de Walker y Diesel, el afecto se remonta al primer filme. Como explica Diesel a Paz Mata en la entrevista anexa: «Cuando la tragedia sucedió, perdí a mi mejor amigo. Perdí a mi hermano».

Esa melancolía permea de forma incontenible el desenlace de 'Fast & furious 7'durante el que probablemente más de un fan de la saga deba usar el 'kleenex'. No solo por el colage de imágenes escogidas de Walker en casi todos los episodios de la saga. También por un plano final con aires de elegante despedida que parece filmado por Clint Eastwood.

En 'Fast & furious 7', el director James Wan ('Expediente Warren: The conjuring') sustituye al volante de la saga a Justin Lin, quien ha dirigido la mayoría de capítulos. Lin arrastró la franquicia desde unos orígenes casi modestos, de 'thriller' casi realista, al modelo de 'blockbuste'r fantasioso y sin límites físicos que ahora representa. Algo debió de hacer bien cuando ha recibido el encargo de arrancar -dirigirá los dos primeros capítulos- la nueva temporada de 'True detective'.Normalmente, las franquicias del cine van a menos en lugar de a más. Este ha sido el caso de 'Fast & furious', que con su quinta y sexta entregas en particular ha recaudado lo imposible además de ganarse el favor de la crítica. De la séptima se esperan grandes cifras y las reseñas son apasionadas. Un fenómeno extraño e inescapable. E irresistible.

Temas Cine