Ir a contenido

Sopa de Cabra despierta

La formación actuará este verano en Porta Ferrada, Mataró y Cambrils, y lanzará un nuevo disco en noviembre

El grupo ofreció un recital sorpresa en el tejado de la Oficina de Turismo de Girona con el que anunció su regreso

JORDI BIANCIOTTO / GIRONA

El misterio del 28 de marzo, fecha en la que Sopa de Cabra iba a dar una noticia sobre su futuro inminente, se resolvió este sábado de un modo vistoso, un concierto gratuito de 40 minutos en el que anunció una minigira de tres actuaciones para este verano que será la antesala de su reactivación, a partir de noviembre, con un nuevo disco y un 'tour' más ambicioso. La banda informó de sus planes desde un escenario muy singular, el tejado del edificio de la Oficina de Turismo de Girona, en pleno centro de la ciudad, junto al río Onyar.

Sí, Sopa de Cabra siempre ha sido un grupo clásico, y en su aparición en un tejado ante los transeúntes evocó las imágenes históricas de los Beatles tocando en lo alto de la sede de Apple Records en Londres, en 1969, 'performance' a su vez emulada por U2 en Los Ángeles en 1987. En su primera aparición sobre un escenario desde el 2011, y como pórtico de la nueva edición del festival Strenes, el grupo interpreto nueve canciones (una de ellas, 'Camins', dos veces). y entre ellas Gerard Quintana anunció los planes de la banda, que pasan por la 'Gira 3, 2, 1...', un recorrido de tres conciertos para este verano: el 18 de julio en el Festival de la Porta Ferrada, en Sant Feliu de Guíxols; el 24 en las Festes Santes de Mataró y el 7 de agosto en el Festival Internacional de Cambrils. «Hace cuatro años celebramos nuestro 25º aniversario y nos sorprendió mucho lo que pasó», señaló Quintana. «Este verano cortaremos por la mitad la grabación del nuevo disco para dar tres conciertos. Mostraremos algunas nuevas canciones y nos ayudaréis a elegir». anunció el cantante después de interpretar las dos primeras canciones de la tarde, dos piezas de los primeros tiempos del grupo, 'El boig de la ciutat' y Si et quedes amb mi'.

Ante el grupo, una multitud que se extendió a lo largo del emblemático Pont de Pedra, un enclave asociado a muchas de sus canciones. «Nunca nos habríamos imaginado que tocaríamos en esta placita, un lugar en el que pasamos tantas horas», confesó Quintana, que actuó arropado por una versión de Sopa de Cabra un poco alterada respeto a su resurrección de hace cuatro años. Seguían ahí los veteranos Josep Thió (guitarra) y Cuco Lisicic (bajo), así como el refuerzo Jaume Soler, Peck (guitarra), pero no el batería titular, Pep Bosch, cuya plaza la ocupó Víctor García, un musico vinculado a The New Raemon y otros artistas. Tampoco el teclista fue Eduard Font, sino Ricard Sohn, exmiembro de Very Pomelo, que tomó parte en 'Tothom ho sap', el disco de Quintana con Xarim Aresté (otra visible ausencia en la formación que actuó el sábado). Un sexteto del todo inédito que, según fuentes del 'management' del grupo, no podemos todavía dar como definitivo de cara a sus planes futuros.

Nuevo videoclip

La actuación siguió con otro 'oldie', 'El carret dels torrats', una pieza de su etapa final, 'Si et va bé', y un clásico, 'Mai trobaràs'. «Una canción polémica. En Girona, cuando se habla de príncipes siempre hay polémica», señaló Quintana en alusión al «'príncep blau'» del que habla la pieza en su mensaje de crítica al romanticismo. De ahí a 'El far del sud' y 'L'Empordà'. «No podíamos marchar sin tocarla», confesó. Pero el recital se alargó un poco más con una repetición de 'Camins', canción que el grupo grabó ayer con destino a un videoclip que hará público tras el cierre del Strenes, a finales de abril, y como despedida irrevocable, 'Seguirem somniant'. Ahí, Quintana anunció sus intenciones de seguir dando guerra en el futuro. «'Seguirem somniant, seguirem cantant i seguirem lluitan't», pronosticó.

El heterodoxo concierto de ayer marcó el punto de partida de un Strenes que abrirá sus puertas con el regreso de la Companyia Elèctrica Dharma, el 10 de abril en el teatro Municipal de Girona. De clásico a clásico, pues, y con la vista puesta, en el caso de Sopa, en el material de estreno que la banda comenzará a grabar en junio. Un disco que será el primero con canciones nuevas en 14 años, desde 'Plou i fa sol' (2001), y que dará pies a una gira, con fechas por determinar, para el 2016. Muchas noches en las que Quintana podrá volver a gritar, como ayer, su desafiante «'bona nit, malparits!'».