COMEDIA NEGRA

'Puro vicio', la peripecia criminal es lo de menos

Tráiler de ’Puro vicio (2014)’.

Se lee en minutos

QUIM CASAS

★★★★ ESTRENO: 13 DE MARZO  Paul Thomas  AndersonIntérpretes  : Joaquin Phoenix, Josh Brolin, Katherine Waterston, Owen Wilson, Benicio del Toro, Reese Witherspoon, Joanna Newsom • Título original : ‘Inherent vice’ • EEUU • 148 minutos  

Puede considerarse Puro vicio una adaptación modélica de la novela de Thomas Pynchon: todo lo que en el libro es deliberada confusión argumental lo sigue siendo en la película, así que libro y filme van en idéntica línea.

Puro vicio es al film noir o relato policiaco lo mismo que era El gran Lebowski de los hermanos Coen: una relectura, una transcripción más allá de la posmodernidad, una transfiguración. Los Coen tomaban como base el imaginario de Raymond Chandler

(no ninguno de sus libros) para una historia que manejaba de otro modo los elementos tradicionales de la novela negra. Por el contrario, Paul T. Anderson adapta directamente una novela, y no de un escritor asociado precisamente a la literatura policiaca clásica, para ofrecer su mirada incisiva.

No es Pozos de ambición o The master. Carece asumidamente de su poso dramático. Tampoco es Boogie

 

nights, una comedia formulada de otro modo. Porque Puro vicio es antes que nada una comedia negra en la que una peripecia criminal, que al final nos trae sin cuidado, sirve de impulso argumental para retratar en toda su dimensión la costa oeste estadounidense de finales de los años 60, de la forma de vida hippy al Hollywood ya no tan esplendoroso.

Te puede interesar

Joaquin Phoenix, más como hilo conductor que como protagonista, es un detective privado hippy de Los Ángeles que ayuda a una ex a encontrar a su último amante, un magnate inmobiliario. Como en los relatos de Chadler, Hammett o Ross Mac-

Donald, la trama se complica hasta decir basta. El espectador puede quedarse en la confusión, y disfrutarla, gracias a la particular cadencia narrativa de Anderson, sus fugas y contrapuntos de humor negro, lo variopinto de la tipología mostrada y la sigilosa música de Jonny Greenwood.