Animación sin límites

'Hora de aventuras', 'Gravity falls' e 'Historias corrientes' son auténticos derroches de fantasía e imaginación

Las series de dibujos infantiles viven también un momento de esplendor y atraen el interés del público adulto

Tito Yayo (Boing).

Tito Yayo (Boing).

Se lee en minutos

JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

cuando se habla de la actual edad dorada de la televisión, suele hablarse de grandes series dramáticas con antihéroes, todos los Tony Soprano del mundo, pero otros géneros de igual fertilidad suelen quedar relegados al olvido. Es el caso de la comedia (ya sea en formato de comedia de situación o programa de sketches) o la animación en todas sus vertientes; infantil o para adultos. La primera sufre por parecer considerada una simple forma de aplacar a infantes peleones. Pero, como sabrán los padres atentos, los dibujos animados de hoy son tanto o más estimulantes que los dramas lujosos de HBO. Son producciones sofisticadas, libres, salvajes: derroches de imaginación de animadores de la Generación del Milenio sin miedo a nada, con varias capas destinadas a atraer tanto a niños como a adultos. He aquí va una selección.

LA MAGIA

Hora de color y subidón

Éxito instantáneo sorpresa para Cartoon Network (aquí puede verse en Boing), Hora de aventuras es una de las series animadas más absolutamente extrañas que se hayan visto nunca. La creación de Pendleton Ward sigue a Finn el Humano y su perro mágico Jake en sus aventuras por la Tierra de Ooo, una especie de versión alternativa posapocalíptica de nuestro planeta. Todo vale, pero todo bueno: guiños a grandes cómics y videojuegos; temáticas maduras; música con toques folk, R&B, hip-hop… Desde algún punto de la quinta temporada (va por la sexta), Ward ya no está a los mandos, pero la serie tampoco se ha resentido: cada semana parece un poco más experimental.

MÁS ALLÁ DE LO COTIDIANO

Arrendajo y mapache nada corrientes

No se dejen engañar por el título: Historias corrientes, al igual que una influencia clave para su creador, J.G. Quintel, como Bob Esponja, no siempre muestra viñetas cotidianas. Las peripecias de Mordecai (el arrendajo azul) y Rigby (el mapache) en el parque en el que trabajan incluyen viajes en el tiempo, luchas contra bebés gigantes y la creación de hologramas de sí mismos para hacer creer a su jefe que están trabajando en lugar de comiendo hamburguesas. Otro pilar absurdo, repleto también de referentes pop, de la cadena Cartoon Network (aquí puede verse en Boing).

UN MODELO

Educación infantil

sin sermones

Los héroes de El asombroso mundo de Gumball (de nuevo, en Boing) son el joven gato Gumball y su hermano adoptivo y mejor amigo, Darwin, su antiguo pez, al que un día le salieron piernas y se convirtió en otro miembro de la familia Watterson. Pero la creación de Ben Bocquelet (para Cartoon Network, siempre Cartoon Network) tiene secundarios robaescenas: el conejo (y padre) Richard, la tostada Anton, el radiocasete portátil Juke (que solo habla en beatbox), el plátano Joe… La serie sabe ofrecer lecciones que no suenan a sermón y es, formalmente, muy imaginativa, combinación de 2D y 3D con fondos de imagen real.

LA MITOLOGÍA

Dos hermanos gemelos y mil monstruos

Sin quitar mérito a Hora de aventuras, Gravity Falls -una creación de Alex Hirsch, alumno, como Pendleton Ward y J.G. Quintel, del Instituto de Artes de California- debe de ser la serie animada actual con una mitología más densa y expansiva, al nivel de, digamos, Expediente X y Perdidos. Los hermanos gemelos Dipper y Mabel Pines pasan el verano con su tío abuelo Stan en Gravity Falls, Oregon, y descubren allí un vivero infinito de criaturas. En los últimos premios Annie, los Oscar de la animación, la serie de Disney (aquí, en Disney Channel y XD) obtuvo la distinción de mejor cartoon televisivo.

LA 'SITCOM'

Superhéroes

andando por casa

Ya hubo una serie animada sobre el equipo de superhéroes Teen Titans de DC, pero Teen Titans Go! (aquí, en Clan) tiene poco que ver con aquella. Más que una serie de acción, es una sitcom en la que observamos al grupo de superhéroes enfrentarse a tareas (en teoría) menos complicadas que salvar el mundo. El humor es blanquísimo pero efectivo, y de vez en cuando se cuelan sátiras divertidas de la cultura pop; el productor Aaron Horvath procede de la versión animada de Mad.

OTRA GEMA

Mitad humano, mitad guerrero intergaláctico

Steven Universe, creación de Rebecca Sugar (antigua artista de storyboards, guionista y compositora de Hora de aventuras), también es como Teen Titans go! una aproximación doméstica al género superheroico. En la serie, el mundo está protegido por guerreros intergalácticos que extraen su poder de piedras preciosas mágicas. Son tres chicas, Granate, Amatista y Perla, y un chaval, Steven, mitad humano, mitad Gema de Cristal: es el resultado de la unión amorosa del rockero Greg con la gran Cuarzo Rosa. Un héroe encantador, entre otros motivos por ser fan de Sailor Moon (referencia clave para Sugar). Aunque parezca mentira, Steven Universe es la primera serie llevada por una mujer en la historia de Cartoon Network. Aquí brilla en Boing.

LA ANARQUÍA

El tío y abuelo de todos los niños

Tito Yayo (Boing) sabe que la lógica infantil no es, en realidad, demasiado lógica. Y así se entrega a una explosión de acción en un mundo psicodélico que, no obstante, tiene su lado moral. El protagonista es el tío y abuelo de todos los niños del mundo, y como tal trata por ejemplo de resolver sus traumas. Pero, ¿quién ayuda a Tito Yayo, ese héroe imposible con nariz rosa? Un séquito imposible de compañeros de caravana: Mr. Gus (una especie de Godzilla), Pizza Steve (rodaja de pizza), Riñonera (riñonera) y Tigre Realista Volador Gigante (el nombre no puede ser más descriptivo).

EL DELIRIO

La serie infantil

de la polémica

Cartoon Network no sabe equivocarse y todas sus nuevas series de los últimos años han sido éxitos instantáneos, de Steven Universe Tito Yayo y, por supuesto, Clarence (Boing), cuyo encanto trash se ha visto socavado por la salida de la serie de su creador, Skyler Page, acusado de haberse propasado con una dibujante. Se temió por el futuro de la producción pero Cartoon Network renovó finalmente las aventuras de Clarence, ese chaval siempre optimista, y sus mejores amigos, Jeff y Sumo (al que pone voz Tom Bob Esponja Kenny). Mucha peripecia delirante en lugares públicos.

LA MINISERIE

Te puede interesar

Un cuento tenebroso y exquisito

La animación también tiene miniseries de lujo, igual que la acción real de cable. Bueno, al menos tiene (por ahora) algo escueto y memorable como Over the garden wall (inédita en España), creación de Patrick McHale -otro empleado de Hora de aventuras- sobre dos hermanos que se pierden en una tierra misteriosa y tratan de encontrar el camino de vuelta a casa. Solo 10 capítulos de 12 minutos, hábiles y raros en su mezcla del humor y el terror y con un estilo que puede remitir al maestro japonés Hayao Miyazaki. En principio no habrá secuela, lo que la hace aun más de culto.