Ir a contenido

Las raíces de AC/DC

El grupo australiano publicó hace 40 años su primer álbum, 'High voltage', embrión de su poderoso hard rock

El disco, que vio la luz solo en su país, muestra a un grupo lleno de energía y con sus cimientos en el blues y el boogie

JORDI BIANCIOTTO / BARCELONA

Aquel melancólico pensamiento de Gil de Biedma, «ahora que de casi todo hace ya veinte años», debe multiplicarse a marchas forzadas por dos cuando se trata de muchos de los clásicos del rock. Como, por ejemplo, AC/DC, un grupo cuyo guitarrista, Angus Young, que el mes que viene cumple 60 años, viste disfraz de escolar, y que hace no dos décadas, sino cuatro, que lanzó su primer álbum, High voltage. Un disco que, reescuchado en la actualidad, tiene aspecto de tierno embrión de lo que estaba por vernir, el poderoso hard rock, carne de estadios, de esta banda reactivada ahora con un nuevo trabajo, Rock or bust, y una gira de gran formato para este año.

El 17 de febrero de 1975 veía la luz, solo en Australia, High voltage, un disco que ha causado quebraderos de cabeza a los fans de medio planeta durante muchos años, dado que no se trata del álbum conocido en Europa y Estados Unidos con ese mismo título, sino de un trabajo con otro contenido. El High voltage que conocemos en el hemisferio norte ofrece solo dos canciones de aquel álbum original, y el resto procede de su relevo, TNT (1976), que, como aquel, solo vio la luz en las antípodas. También la portada es distinta: la original, en la que un perro levanta una pata para orinar junto a una terminal eléctrica, a cargo del dibujante publicitario Paul Power, gustó poco a algunos directivos internacionales de EMI y fue sustituida por la icónica imagen de Angus Young.

Como sus siguientes discos hasta 1978, aquel primerizo High voltage fue producido por Harry Vanda y George Young (hermano mayor de Angus y Malcolm), el tándem que llevó al éxito al grupo pop australiano The Easybeats, los autores de Friday on my mind y, años más tarde, Love is in the air (John Paul Young). En su misión con AC/DC supieron ponerse en situación y potenciar las aristas rockeras de aquel grupo peleón, muy trabajador (grabaron el disco en diez días y sus noches, entre actuaciones y viajes), y de formación aún no consolidada. Junto al núcleo duro formado por Bon Scott (voz, en la plaza inicialmente ocupada por Dave Evans) y los Young, figuraba un bajista de muy breve permanencia, Rob Bailey, y tres baterías que se turnaron en las labores, Tony Currenti, Peter Clack y John Proud.

Una balada

Su repertorio en aquellos tiempos incluía varias versiones, ya fueran de Chuck Berry (School days, Nadine), Elvis Presley (That's alright mama, Heartbreak hotel) o los Stones (Jumping Jack flash), y el disco se abre con un cover, Baby, please don't go, de Big Joe Williams, que proclama sus raíces en el blues. El resto es material propio que bascula entre el hard rock de dientes apretados (She's got balls), la revisión bluesística (Little love), el riff stoniano (Stick around) y el boogie (Show business) con un curioso desvío hacia la balada un poco pretenciosa, de aires progresivos (Love song, que Scott dedicó a su esposa, Irene Thornton), terreno que no transitarían en el futuro.

Una exhibición de energía y voluntad no saldada con canciones capitales. Ninguna de ellas perviviría en los futuros repertorios. Tibio aún en el terreno compositivo, AC/DC no encajaba tampoco en las corrientes del momento, en que el hard rock de Led Zeppelin o Deep Purple había tocado techo y se intuían cambios. «El grupo punk más grande de Melbourne», se atrevió a bautizar Rolling Stone respecto a AC/DC, viendo en ellos una actitud de vuelta a los orígenes (callejera, garajera y cervecera) que contrastaba con el gigantismo de los dinosaurios e insinuaba una sintonía con la tendencia emergente.

Antes de convertirse en animal de estadio, a AC/DC les faltaba un trecho. En 1975, era aquel grupo atolondrado cuyo guitarrista se disfrazaba de gorila o Superman. El rock era cuestión de actitud y las reglas de juego no parecían favorables, como lamentaban en una de las piezas, Show business. «Aprendes a cantar / Aprendes a tocar / ¿Por qué los hombres de negocios / no aprender a pagar?».

Temas: AC/DC