Ir a contenido

Cine: 'Boyhood', Mortadelo y Mr. Turner

Un cautivador paseo por nuestras vidas

‘Boyhood (Momentos de una vida)' Director: Richard Linklater Con: Ellar Coltrane y Patricia Arquette 

Boyhood este texto se le queda corto. Pero da igual. La gente seguirá escribiendo sobre esta película durante años, porque es un logro artístico increíble y, literalmente, único: nadie había hecho antes nada igual -Richard Linklater y sus actores, recordemos, la rodaron durante 12 años-, pero eso no importaría tanto si contemplarla no fuera una experiencia tan conmovedora y trascendente. Linklater convierte un modestísimo relato de disfunción familiar en algo genuinamente universal, una meditación sobre lo que significa ser un niño que se convierte en adolescente pero también lo que significa ser madre, y ser padre, y ser hermano o hermana. O, en definitiva, simplemente ser, existir en el mundo. Si no ha visto usted Boyhood, vaya a verla estas navidades; si ya lo ha hecho, vuelva. Porque es un espejo que refleja esas cosas que nos convirtieron y nos convierten en lo que somos. Porque es la vida misma, tal y como la experimentamos. Aprovechemos cada momento, hasta los más nimios, nos dice Linklater, porque no volverán jamás. A menos, claro, que él esté ahí para grabarlos, darles forma y convertirlos en una película extraordinaria. NANDO SALVÀ

Como la habría hecho Ibáñez 

‘Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo’ Director: Javier Fesser

En la segunda juerga que se corre con los ineptos agentes de la TIA, Javier Fesser los devuelve al formato que les corresponde, el dibujo -qué más da que no esté hecho con tinta sino con píxels-, y pone el humor fesseriano en segundo plano para rendir homenaje al genio de Ibáñez. El resultado es un festival de acción frenética, slapstick hiperbólicamente sádico y descerebre maravilloso. N. S.

El lado turbador de lo bello

‘Mr. Turner’. Director: Mike Leigh Con: Timothy Spall y Paul Jesson 

El biopic perfecto para quienes odian los biopics. En lugar de reducir la vida del pintor británico J. M. W. Turner a un greatest hits de logros o momentos definitorios, es un retrato íntimo pero a la vez épico -el espectáculo visual es sobrecogedor- de un artista tan tosco en su forma de relacionarse con el lienzo y el mundo como sensible al lado más tormentosamente bello de la naturaleza. N. S.

0 Comentarios
cargando