Ir a contenido

CAMBIOS EN UNA INSTITUCIÓN DE la ciudad

Cesa la directora de la Fundació Tàpies

Laurence Rassel dejará el cargo el próximo julio

NATÀLIA FARRÉ / BARCELONA

Laurence Rassel, desde septiembre del 2008 al frente de la Fundació Tàpies, primero como responsable de proyectos de la institución y luego como directora, abandonará el cargo el próximo verano, justo cuando se cumplan siete años de su ingreso en el centro, según ha informado el patronato de la fundación en un breve comunicado. La gestora cultural belga llegó a la plantilla de la fundación, con la que llevaba años colaborando, de la mano de Antoni Tàpies, el hijo del pintor, cuando el centro se hallaba momentáneamente cerrado y en plena reforma física y conceptual. El próximo responsable se seleccionará a partir de un concurso público que se pondrá en marcha el próximo febrero.

El fichaje de Rassel respondió a la necesidad de abrir la institución, históricamente con fama de difícil, a partir de reforzar la difusión de la obra del artista matérico, y trabajar con el público. Indagar en las nuevas formas de conocimiento y las tecnolgías para convertir el espacio en un laboratorio de creación multidisciplinar era otro de los cometidos. De manera que durante su etapa se han programado exposiciones tan experimentales como la actual -dedicada al arte sonoro- y re.act.feminism#2, la muestra que ponía al alcance del público un archivo de performances de tema feminista, queer y de género. Y exposiciones más ortodoxas, como la retrospectiva de Tàpies que coorganizó, en el 2013 con el MNAC, después de la muerte del creador.

Un ambicioso programa que la crisis y la desaparición de Tàpies no han dejado desplegar en su totalidad por falta de dinero y que puede haber influido en la decisión de Rassel, que no ha atendido -ni ella ni ningún otro responsable de la institución- a las reiteradas llamadas de este diario para que explicara los motivos de su determinación.

Presupuesto a la baja

En los últimos años la Fundació Tàpies ha visto reducida la aportación económica de las administraciones públicas; y desde el 2012, con la muerte de Tàpies, el centro ha perdido, en favor de los herederos del pintor, el ingreso de los derechos de reproducción de las obras del artista -aunque la familia alargó la cesión hasta el 2013-, y también ha dejado de ingresar la aportación personal de la viuda e hijos del pintor.

La Fundació Tàpies abrió las puertas en 1990 y en el 2013 recibió 76.344 visitas, la Fundació Miró y la Fundació Dalí, dedicadas también a la obra de un artista, sumaron 910.744 y 1.580.517, respectivamente.

0 Comentarios
cargando